Martes 4 de octubre de 2022

El Papa: El viaje a Marruecos "otro paso en el camino hacia el diálogo"

  • 3 de abril, 2019
  • Ciudad del Vaticano
"Dios quiere la hermandad entre nosotros y especialmente con nuestros hermanos hijos de Abraham. No debemos tener miedo a las diferencias", dijo el papa Francisco durante la audiencia general de este miércoles 3 de abril, celebrada en la Plaza de San Pedro en la que repasó su reciente visita, los días 30 y 31 de marzo, a Marruecos.
Doná a AICA.org
El viaje realizado el sábado y domingo pasados a Marruecos fue para el Papa Francisco "otro paso en el camino del diálogo y el encuentro con los hermanos y hermanas musulmanes" y una oportunidad para reafirmar el valor de apoyo a los obligados a migrar.

Como es habitual cada vez que regresa de un viaje, el Papa dedicó su catequesis de la audiencia general de hoy a la visita a Marruecos, al final de la cual también recordó que hoy es la VI Jornada del Deporte para la paz y el desarrollo, convocado por las Naciones Unidas. "El deporte, dijo, es un lenguaje universal que abarca a todos los pueblos y ayuda a superar los conflictos y unir a las personas. El deporte también es fuente de alegría y de grandes emociones, y es una escuela donde se forjan las virtudes para el crecimiento humano y social de las personas y las comunidades. Deseo que todos se "involucren" tanto en la vida como en el deporte".

Antes, a las 20 mil personas presentes en la Plaza de San Pedro, agradeció a Dios "por ser -como decía el lema del Viaje- "Servidor de la esperanza" en el mundo de hoy. Mi peregrinación siguió los pasos de dos santos: Francisco de Asís y Juan Pablo II. Hace 800 años, Francisco llevó el mensaje de paz y fraternidad al sultán al-Malik al-Kamil; en 1985, el papa Wojtyla realizó su memorable visita a Marruecos, después de haber recibido en el Vaticano -el primero entre los Jefes de Estado musulmanes- el Rey Hassan II".

"Servir a la esperanza, en un tiempo como el nuestro, significa sobre todo construir puentes entre civilizaciones. Pero, agregó, hablando improvisadamente, "se puede preguntar ¿por qué Dios permite tantas religiones?" Hay, agregó, "muchas religiones" y todas ellas "miran al cielo, miran a Dios" que "ha permitido esto" y "no debemos temer las diferencias", sino que debemos trabajar por la "fraternidad", sobre todo "con los hijos de Abraham como nosotros, los musulmanes".

"Al recordar algunas cumbres internacionales importantes que tuvieron lugar en ese país en los últimos años, con el Rey Mohammed VI reiteramos el papel esencial de las religiones en la defensa de la dignidad humana y la promoción de la paz, la justicia y el cuidado de la creación, nuestra casa común. Desde esta perspectiva, también hemos firmado conjuntamente un llamamiento por Jerusalén, para que la Ciudad Santa pueda ser preservada como un patrimonio de la humanidad y un lugar de reunión pacífica, especialmente para los fieles de las tres religiones monoteístas".

"Visité el Mausoleo de Mohammed V, rindiéndole tributo a la memoria de él y de Hassan II, así como al Instituto para la formación de los imanes y de los predicadores y predicadoras. Este Instituto promueve un islam que respeta a otras religiones y rechaza la violencia y el fundamentalismo".





"Presté especial atención al tema de la migración, hablando tanto con las autoridades como especialmente en la reunión dedicada específicamente a los migrantes. Algunos de ellos declararon que la vida de quienes emigran cambia y vuelve a ser humano cuando encuentran una comunidad que los acoge como personas. Esto es fundamental. Justamente en Marrakech, en Marruecos, el pasado diciembre se ratificó el "Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular". Un paso importante para asumir la responsabilidad de la comunidad internacional. Como Santa Sede, hemos ofrecido nuestra contribución que se resume en cuatro verbos: acoger a los migrantes, proteger a los migrantes, promover a los migrantes e integrar a los migrantes.

No se trata de bajar los programas de asistencia social desde arriba, sino de hacer un viaje juntos a través de estas cuatro acciones, para construir ciudades y países que, al tiempo que conservan sus respectivas identidades culturales y religiosas, estén abiertos a las diferencias y saben cómo valorarlos en nombre de la fraternidad humana.

La Iglesia en Marruecos está muy comprometida con estar cerca de los migrantes; No me gusta decir migrantes, prefiero personas migrantes, hay más respeto. La Iglesia en Marruecos está muy comprometida y, por lo tanto, quería agradecer y alentar a quienes se dedican generosamente a su servicio al cumplir la palabra de Cristo: "Fui un extranjero y ustedes me recibieron".

"El domingo fue dedicado a la comunidad cristiana. En primer lugar, visité el Centro Rural de Servicios Sociales, dirigido por las monjas de las Hijas de la Caridad, las mismas que hacen que el dispensario aquí en Santa Marta, con la colaboración de numerosos voluntarios, ofrezca diversos servicios a la población.

En la catedral de Rabat conocí a los sacerdotes, a las personas consagradas y al Consejo Mundial de Iglesias. Es un pequeño rebaño en Marruecos, y por esto recordé las imágenes del Evangelio de sal, luz y levadura. Lo que importa no es la cantidad, sino la sal que da sabor, la luz que brilla y la levadura que tiene la fuerza para hacer que toda la masa se fermente. Y esto no proviene de nosotros, sino de Dios, del Espíritu Santo que nos hace testigos de Cristo donde estamos, en un estilo de diálogo y amistad, para ser vividos primero entre todos los cristianos, porque - dice Jesús - "de todo esto sabrán que ustedes son mis discípulos: si se aman los unos a los otros".

"Y la alegría de la comunión eclesial encontró su fundamento y plena expresión en la Eucaristía dominical, celebrada en un complejo deportivo de la capital. ¡Miles de personas de unas 60 nacionalidades diferentes! Una epifanía singular del Pueblo de Dios en el corazón de un país islámico". +