Domingo 28 de noviembre de 2021

Convivencia de los seminaristas goyanos con Mons. Canecín

  • 31 de enero, 2019
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, participó de la convivencia anual con los seminaristas de la diócesis, del 25 al 30 de enero, en la parroquia Nuestra Señora del Rosario, de Monte Caseros. Un tiempo propicio para compartir sus experiencias y expectativas sobre el camino que han elegido para sus vidas.
Doná a AICA.org
Con el fin de compartir experiencias y profundizar en la preparación al sacerdocio, el obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, acompañó a los seminaristas de la diócesis en su convivencia anual, del 25 al 30 de enero, en la parroquia Nuestra Señora del Rosario, de Monte Caseros.

Los seminaristas Carlos Bargas, David Chamorro y Darío Ortiz (Goya), Josué Cañete (Esquina) y Matías Escalante (Mercedes), estudiantes del seminario interdiocesano "La Encarnación", participaron de días de descanso, discernimiento y convivencia, a fin de acrecentar sus vínculos comunitarios, con el obispo y los sacerdotes.

Acompañaron al obispo el vicario general de la diócesis, presbítero licenciado Juan Carlos López; el párroco del lugar, presbítero Diego Alberto Villalba, y los presbíteros José Antonio Castillo, José Ortiz, Luis Alberto Adis y Renato Perez. También lo hicieron el diácono en camino al sacerdocio, Pedro Ojeda, y otros diáconos permanentes de la diócesis.

Fue una oportunidad, se destacó, para que los jóvenes que se están formando para el ministerio presbiteral puedan establecer un diálogo más cercano con monseñor Canecín, además de un tiempo propicio para hablar sobre sus experiencias y expectativas sobre el camino que han elegido para sus vidas. El obispo dialogó personalmente con cada uno de ellos.

Monseñor Canecín les dijo a los seminaristas que "lo importante es convivir", para "encontrarnos entre nosotros, acompañándonos en este camino de respuesta al Señor". El obispo describió la convivencia como "una experiencia que se va consolidando y es muy simple y elemental, porque nos hace bien compartir y mostrarnos tal cual somos".



Durante el encuentro se abordó el documento final del Sínodo de Obispos sobre los jóvenes, y se lo analizó a la luz de la realidad diocesana.

El obispo animó a los seminaristas a "vivir de cara al Padre, no para que el rector o formador los vea, sino para que Dios los vea". "Que, al regresar al Seminario, avancen con profunda fe el camino al sacerdocio", dijo al concluir la convicencia.+