Lunes 15 de agosto de 2022

Nigeria: indignación y desesperación por otros 3 sacerdotes secuestrados

  • 4 de julio, 2022
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
Otros tres sacerdotes fueron secuestrados en Nigeria. Se trata de los sacerdotes Peter Udo, de Uromi, Philemon Oboh, de Ugboha y el padre Emmanuel Silas, de Zambinaen el sur de Nigeria.
Doná a AICA.org

Tres sacerdotes católicos secuestrados en Nigeria en las últimas horas y Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) pide una pronta reacción de las autoridades. “Después de la masacre de Pentecostés que tuvo lugar en una iglesia católica en Owo, estado de Ondo, en el suroeste de Nigeria, la violencia contra los cristianos continúa imperturbable, manifestó la organización en una nota. 

En la noche del pasado 26 de junio fue encontrado sin vida el cuerpo del Padre Christopher Odia Ogedegbe, secuestrado en la mañana del mismo día en el Estado de Edo. El cura se dirigía a la iglesia para celebrar misa. En las mismas horas, otro sacerdote, el padre Vitus Borogo, fue asesinado por terroristas en Prison Farm, a lo largo de Kaduna-Kachia Road. Era capellán de la comunidad católica de la Politécnica Estatal de Kaduna. 

Ayer, 3 de julio, otros dos religiosos, El padre Peter Udo (de la Iglesia de San Patricio) y el padre Philemon Oboh (del Centro de Retiros de San José) fueron secuestrados por hombres armados a lo largo de la carretera Benin-Auchi cuando regresaban de la ciudad de Benin a su diócesis de Uromi, también en el estado de Edo. No hay noticias de ellos. 

Hoy la diócesis de Kafanchan, en el estado nigeriano de Kaduna, informó del secuestro del padre Emmanuel Silas. El sacerdote fue secuestrado mientras se encontraba en la casa parroquial de la iglesia católica de San Carlo di Zambina”.

“Ayuda a la Iglesia que sufre no puede dejar de expresar su indignación y desesperación”, afirmó el director de AIN Italia, Alessandro Monteduro. “Nuestra comunidad de benefactores ora por las víctimas, sus familias y sus respectivas comunidades. Sin embargo, no es posible limitarnos a la denuncia pública. Es necesario que las autoridades nigerianas, las organizaciones internacionales y los principales actores políticos presentes en diversas capacidades en el territorio nigeriano tomen nota de que la comunidad cristiana, que representa el 46% de la población, y las instituciones eclesiásticas están seriamente amenazadas y que ahora es el momento de intervenir de manera concreta para garantizar la seguridad de los sacerdotes, religiosos y laicos cristianos”, expresó Monteduro.+