Lunes 27 de junio de 2022

Budistas y cristianos: juntos en esperanzada resiliencia

  • 1 de mayo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Mensaje del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso con motivo de la festividad budista de Vesak.
Doná a AICA.org

“Podemos ayudar a la humanidad a volverse resiliente desenterrando los tesoros escondidos dentro de nuestras tradiciones espirituales” dice el mensaje -difundido hoy por la Oficina de Prensa de la Santa Sede- que el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso envió a los budistas con motivo de la fiesta de Vesak, titulado: “Budistas y cristianos: juntos resilientes en la esperanza”.

La fiesta más importante para los budistas se desarrolla en torno a esta idea: conmemora el nacimiento, la iluminación -Vesak es una “fiesta de las luces”- y la muerte de Buda, todo en el mismo mes. La fiesta de Vesak / Hanamatsuri 2021, se celebra en diferentes fechas en los diversos países de la cultura budista, de acuerdo con diferentes tradiciones. 

El mensaje firmado por el cardenal Miguel Ángel Ayuso Guixot MCCJ y monseñor Kodithuwakku K. Indunil J., presidente y secretario del Pontificio Consejo, subraya que “en un momento en que la humanidad enfrenta múltiples crisis” insta a los seguidores de todas las religiones a colaborar de nuevas formas al servicio de la humanidad común”.

El mensaje recuerda que “por tercer año consecutivo, personas de todo el mundo son rehenes de la persistente crisis de salud provocada por el Covid-19. Los frecuentes desastres naturales relacionados con la crisis ecológica expusieron nuestra fragilidad como ciudadanos de una Tierra compartida. Los conflictos siguen derramando sangre inocente y provocando un sufrimiento generalizado. Lamentablemente, todavía hay quienes utilizan la religión para justificar la violencia”. 

Ante estas circunstancias el mensaje destaca que “vemos emerger signos de solidaridad en respuesta a las tragedias provocadas por estas crisis”, pero asegura que “la búsqueda de soluciones duraderas sigue siendo ardua”, ya que “la búsqueda de riquezas materiales y el abandono de los valores espirituales llevó a un declive moral generalizado en la sociedad”. 

De ahí que el mensaje alienta a que “como budistas y cristianos, nuestro sentido religioso y moral de responsabilidad debería motivarnos a sostener a la humanidad en su búsqueda de reconciliación y resiliencia. Las personas religiosas, sostenidas por sus nobles principios, deben esforzarse por ser lámparas de esperanza que, aunque pequeñas, alumbren el camino que lleva a la humanidad a triunfar sobre el vacío espiritual que provoca tanto mal y sufrimiento”.

“El Buda y Jesucristo -indica el texto- orientan a sus seguidores hacia valores trascendentes, aunque de manera diferente. Las nobles verdades de Buda explican el origen y las causas del sufrimiento e indican el camino óctuple que conduce a la cesación del sufrimiento” y “las bienaventuranzas proclamadas por Jesús nos muestran cómo ser resilientes dando prioridad a los valores espirituales en medio de un mundo enloquecido”.

El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso concluye: “Podemos ayudar a la humanidad a volverse resiliente desenterrando los tesoros escondidos dentro de nuestras tradiciones espirituales. Estamos convencidos de que la esperanza nos rescata del desánimo”. 

“Queridos amigos, deseamos que su celebración de Vesak mantenga viva la esperanza y genere acciones que acojan y respondan a las adversidades provocadas por las crisis actuales”, concluye el mensaje.+