Lunes 20 de septiembre de 2021

Mons. Stanovnik animó a "subir con Jesús" en esta Cuaresma

  • 18 de febrero, 2021
  • Corrientes (AICA)
El arzobispo de Corrientes celebró la misa del miércoles de Ceniza convocando a la comunidad diocesana a convertirse en Cuaresma: "El tiempo favorable es hoy, no mañana ni pasado".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, celebró la misa del miércoles de Ceniza en la catedral Nuestra Señora del Rosario, dando inicio al tiempo de Cuaresma.

“Conversión es la palabra clave para entrar en el tiempo de Cuaresma”, comenzó expresando el prelado, que definió esta palabra como “cambiar de rumbo y orientar la propia vida hacia Dios y hacia los demás; es decidirse a salir del círculo vicioso del propio yo y liberarse de ese contagioso egoísmo que esclaviza a la persona, la aísla y finalmente termina por destruirla”.

Monseñor Stanovnik animó a “subir con Jesús”, y acompañarlo a vivir la Pascua. Pero para esto, “es necesario morir a una vida centrada en nosotros mismos y orientarla hacia Dios y hacia los hermanos. Elegir acompañarlo en esa subida es creer que el amor es más fuerte que el odio, la venganza, el resentimiento y la indiferencia; que ser fraterno no excluye absolutamente a nadie y por ningún motivo; que el camino de la verdadera justicia empieza desde el perdón y la misericordia e incluye la reparación”. 

Sin embargo, advirtió que “hay que estar atento a no maquillar la conversión con algunas acciones externas que nos dejen tranquilos”, refiriéndose a “peligros en los que podemos caer fácilmente”. Con respecto a la oración y la limosna, Jesús mencionó: “No hagan como los hipócritas que les gusta que los vean”, recordó. Es que el Señor, “nos hace caer en la cuenta de que convertirse es salir del centro para dejar que ese lugar lo ocupe Dios, recordando que hacia él accedemos por el camino del amor al prójimo, de ese amor paciente y perseverante hacia nuestros hermanos”. 

Con una invitación a reconciliarse, el arzobispo correntino dijo: “El tiempo favorable es hoy, no mañana ni pasado”. Por eso, animó a “presentar nuestra ofrenda en el altar”, pero antes, con el signo de la ceniza, invitó a “reconocer humildemente que necesitamos convertirnos. Ese signo debe ir acompañado de más tiempo dedicado a la oración y a lectura de la Palabra de Dios; de recurrir al sacramento de la reconciliación; de ayunar de cosas inútiles y gustos superficiales”. 

Finalmente, monseñor Stanovnik rogó que “por la intercesión de Santa María y de San José, vivamos intensamente esta Cuaresma y seamos así un estímulo misionero para que también otros escuchen el llamado de volver a Dios de todo corazón”.+ 

» Texto completo de la homilía