Lunes 25 de octubre de 2021

Un "Estatuto" para el Patriarcado Latino de Jerusalén

  • 30 de septiembre, 2020
  • Jerusalén (Tierra Santa) (AICA)
Resultado de la reorganización de las instituciones patriarcales realizada por el arzobispo Pierbattista Pizzaballa
Doná a AICA.org

El Patriarcado Latino de Jerusalén acaba de publicar un folleto que contiene, por primera vez, los “Estatutos del Patriarcado Latino de Jerusalén”, como aparece en el título de la portada principal.

Según explica el administrador apostólico, monseñor Pierbattista Pizzaballa, en la introducción: “Desde que comencé mis funciones (junio de 2016), comencé a organizar el trabajo para preparar el desarrollo de un sistema interno para el Patriarcado Latino, cuyo objetivo es organizar y dirigir las diversas áreas de la vida en nuestra Iglesia: espiritual, pastoral y económica”. 

“Un instrumento ágil y unitario para regular la “vida interna” del Patriarcado latino de Jerusalén, armonizando las reglas de funcionamiento de las distintas instituciones patriarcales con el Derecho Canónico y las disposiciones recientes de la Santa Sede”, precisa el arzobispo Pizzaballa. 

Dividido en tres secciones, el Estatuto – se lee en la carta de presentación, firmada el 4 de junio de 2020 por el administrador apostólico- contiene disposiciones claras y diferenciadas sobre las dimensiones espiritual, pastoral y económica de la vida del Patriarcado. 

El nuevo instrumento también tiene como objetivo reordenar orgánicamente las disposiciones establecidas por los distintos Patriarcas a lo largo del tiempo, adaptándolas al marco legal y canónico vigente que regula el funcionamiento de las instituciones eclesiásticas católicas. 

Después de una introducción sobre la identidad y misión del Patriarcado - informa el sitio abouna.org - el Estatuto define los deberes y tareas del Patriarca, obispos y sacerdotes, colaboradores, consejos consultivos y tribunales eclesiásticos. 

También hay algunas secciones específicas dedicadas al funcionamiento de instituciones relacionadas con el Patriarcado, como el Seminario Patriarcal de Beit Jala y las escuelas patriarcales. 

Se presta especial cuidado en dar indicaciones sobre la transparencia y sostenibilidad económico-financiera de todas las realidades y actividades individuales puestas bajo el control del Patriarcado - parroquias, escuelas, universidades, centros asistenciales y medios de comunicación).

También hay una referencia a los sacerdotes, donde el espíritu de familia, característica de los sacerdotes del patriarcado, y precisiones sobre su vida cultural, material y servicio pastoral. 

Asimismo, hay instrucciones sobre el diaconado permanente que comenzó hace diez años en el Patriarcado Latino.

El Estatuto dedica una parte especial a los asuntos financieros en las parroquias, la ley del consejo de sacerdotes y el sistema de consejos parroquiales.

En junio de 2018, agrega la agencia Fides, el arzobispo Pierbattista Pizzaballa instituyó el Consejo Económico como órgano asesor para ayudar al Patriarcado en la gestión financiera, económica y administrativa. 

El Consejo, llamado a reunirse en el pleno varias veces al año, está constituido por el patriarca (o el administrador apostólico), el ecónomo del Patriarcado y seis miembros laicos (tres de Jordán, uno de Israel, uno de Jerusalén y otro de Palestina), todos expertos en el sector económico financiero.

En los últimos años, el Patriarcado Latino de Jerusalén tuvo que afrontar los problemas administrativos y financieros que habían marcado la construcción y puesta en marcha de la Universidad Americana de Madaba (American University of Madaba, AUM), vinculada al Patriarcado Latino de Jerusalén, que se inauguró el 30 de mayo de 2013 en presencia del Rey Abdallah II.

En la carta dirigida a todos los miembros del Patriarcado Latino al comienzo de la Cuaresma de 2017, el arzobispo Pizzaballa escribió, entre otras cosas, que en el pasado reciente “se han cometido errores que han herido la vida del Patriarcado, financiera y administrativamente, especialmente con respecto a la Universidad Americana de Madaba. Nos hemos equivocado en algunas áreas importantes, tal vez no nos hemos centrado lo suficiente en nuestra misión principal: predicar el Evangelio y dedicarnos a las actividades pastorales”. 

Ayuda especial para Jerusalén de la Orden del Santo Sepulcro
Desde mayo de 2020, la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén, manifestó su preocupación y cercanía hacia Tierra Santa, duramente golpeada por la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19.

A pesar de las difíciles condiciones en todo el mundo, el Gran Magisterio de la Orden recaudó y envió al Patriarcado de Jerusalén una contribución económica adicional de unos tres millones de euros además de la ayuda ordinaria proporcionada a la diócesis.

El cardenal Fernando Filoni, Gran Maestre de la Orden del Santo Sepulcro, explicó a Radio Vaticana cómo se está utilizando esa ayuda económica extra de tres millones de euros destinados al Patriarcado de Jerusalén. 

Tras la creación, en mayo pasado, de un especial "Fondo de Apoyo Humanitario Covid-19", cerca de dos millones llegaron específicamente para este Fondo y más de un millón para gastos humanitarios más generales, mientras que la cifra prevista en el presupuesto a principios de año era mucho menos. 

Gracias a las ayudas recibidas por la Orden con fines humanitarios, que se diferencian de los fondos recaudados con la Colecta para Tierra Santa, se ha apoyado a más de 2.400 familias en más de 30 parroquias. 

Específicamente, se ayudó a pagar las tasas escolares a 1.238 familias en Jordania y 1.180 en Palestina. +