Jueves 29 de febrero de 2024

Un sacerdote polaco asesinado por el régimen comunista será beato

  • 24 de enero, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Se trata de Michal Rapacz. Además, la canadiense Marie L. Paradis será canonizada. También se reconocieron las virtudes heroicas de 2 religiosos capuchinos, 1 sacerdote español y 1 monja italiana.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco autorizó la promulgación de los decretos del Dicasterio para las Causas de los Santos que reconocen un milagro atribuido a la intercesión de la beata Marie Leonia Paradis, canadiense, fundadora del Instituto de las Hermanitas de la Sagrada Familia; el asesinato in odium fidei del padre Michal Rapacz, que será proclamado beato; y, también, las virtudes heroicas de los siervos de Dios, ahora venerables: Cirilo Juan Zohrabian, obispo titular de Acilisene; Juan María Chiti, religioso capuchino; Sebastián Gili Vives, sacerdote fundador de la Congregación de las Agustinas Hijas del Socorro; y Magdalena de Santa Teresa del Niño Jesús, religiosa de la Congregación de las Hijas de la Iglesia.

Una mujer dedicada al apoyo de los presbíteros
Beatificada por Juan Pablo II el 11 de septiembre de 1984 en Montreal, Marie Leonia Paradis será contada entre los santos porque a su intercesión se atribuye la curación milagrosa de una "asfixia perinatal prolongada con fallo multiorgánico y encefalopatía" de una recién nacida en Saint-Jean-sur-Richelieu, Quebec, en 1986.

Marie Leonia nació el 12 de mayo de 1840 en L'Acadie, Canadá, e ingresó a los 13 años en la Congregación de las Hermanas Marianitas de la Santa Cruz, dedicadas al servicio doméstico en las casas de los "Sacerdotes de la Santa Cruz" y a la educación de los jóvenes. Fue enviada a varias casas en Canadá y en 1862 a Estados Unidos, donde, siete años más tarde, vivió la separación de las religiosas de la Provincia de Indiana de la casa madre francesa, a la que se unió poco después.

De regreso en Canadá por invitación del Padre Camillus Lefebvre, para formar a algunas jóvenes a la vida religiosa que pudieran desempeñar su labor en el Colegio de San José, la Hermana Marie Leonia aceptó entonces la sugerencia del arzobispo de Montreal de crear una nueva comunidad para las necesidades de los colegios de la jurisdicción. El 31 de mayo de 1880, se funda la Congregación de las "Hermanitas de la Sagrada Familia", con el objetivo específico de prestar servicio en las comunidades religiosas, los colegios y los seminarios.

Se abrieron luego nuevas comunidades, en las que la Madre Marie Leonia recomendaba ayudar material y espiritualmente a los sacerdotes, y así, en las rectorías y seminarios, se respiraba el ambiente propio de la Sagrada Familia de Nazaret, hecho de transparencia y paz, orden y discreción.

La Madre Marie Leonia murió el 3 de mayo de 1912 en Sherbrooke, a la edad de 72 años. El Instituto que fundó se difundió no sólo en Canadá, sino también en Honduras, Italia y Estados Unidos.

Un sacerdote mártir en la Polonia comunista
El P. Michal Rapacz nació el 14 de septiembre de 1904 en Tenczyn (Polonia).

Ingresó en el seminario de Cracovia en 1926 y fue ordenado sacerdote cinco años más tarde. Enviado a Ploki como vicario parroquial de la parroquia de la Natividad de la Bienaventurada Virgen María, ejerció después su ministerio en Rajcza, pero en 1937 regresó a Ploki como administrador parroquial.

Como consecuencia de la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial, se vio obligado a reducir su actividad pastoral, ya que se prohibieron la enseñanza de la religión católica, los matrimonios entre polacos y alemanes, y todas las celebraciones y actividades vespertinas de las parroquias e instituciones católicas.

Al terminar la guerra, se instauró en Polonia el régimen comunista, bajo el dominio de la Unión Soviética de Stalin, que declaró abiertamente la guerra a la religión y a la Iglesia.

En la noche del 11 de mayo de 1946, un grupo de hombres armados entró en la rectoría de Ploki, secuestró al padre Michal y lo asesinó en un bosque cercano. El sacerdote, consciente del riesgo que corría y dispuesto a afrontarlo y dar su vida por permanecer fiel a Cristo y a la Iglesia, fue asesinado a causa de su actividad pastoral, que no agradaba al régimen, y su ejecución no fue un hecho aislado, sino parte de la actividad gubernamental encaminada a "liberar" a Polonia de la influencia de la Iglesia y de sus representantes más significativos. 

Un religioso al lado del pueblo armenio
Originario de Erzerum (Turquía), Cirilo Juan Zohrabian fue una personalidad polifacética, caracterizada por el humor, la humildad, el espíritu de servicio y un profundo sentido de la justicia.

Se cree que nació el 25 de junio de 1881 en el seno de una familia pobre y profundamente cristiana, posteriormente exterminada en el genocidio armenio. Ingresó en el convento capuchino de Estambul en 1894. Ordenado sacerdote, diez años más tarde fue destinado a la misión de Trebisonda, en Erzerum, donde se dedicó al ministerio pastoral, la dirección espiritual, la enseñanza y el cuidado de los enfermos.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, estando en Estambul, se le impidió regresar a su misión, por lo que se instaló en el convento de San Luis. Terminada la guerra, el religioso se hizo cargo de los cientos de niñas armenias huérfanas por el genocidio y, en 1920, en Trebisonda, puso la iglesia y el convento a disposición de los griegos de la región del Ponto expulsados de su tierra. Por este motivo, fue expulsado de la ciudad y detenido en Estambul.  Sometido a tortura durante tres días, fue condenado a muerte por una acusación falsa, pero, en el último momento, fue liberado y sacado de Turquía.

Llega así a Grecia, donde atiende a miles de refugiados armenios. Adscrito a la provincia religiosa capuchina de Palermo, el 21 de noviembre de 1938 es nombrado vicario patriarcal de Alta Gezira, en Siria; y, el 8 de junio de 1940, es elegido obispo titular de Acilisene. Sin embargo, sus actividades molestaron a las autoridades griegas, que decidieron vigilarle e impedirle ejercer su apostolado, hasta el punto de negarle el visado de entrada y estancia en Grecia.

Cirilo Juan llegó así a Siria, donde llevó a cabo una intensa labor pastoral y caritativa, construyendo escuelas, iglesias y casas para sacerdotes e impartiendo clases particulares a numerosos estudiantes. Debido a problemas de salud, renunció entonces al obispado de Alta Gezira y se instaló en Roma, continuando sus actividades caritativas y apostólicas en favor de los armenios.

Murió el 20 de septiembre de 1972.

Un soldado con alma franciscana
Otro religioso capuchino reconocido por sus virtudes heroicas es Gianfranco Maria Chiti, hombre de gran fe, con una profunda devoción mariana y eucarística, nacido el 6 de mayo de 1921 en Gignese, provincia de Novara (Italia).

De niño, se sintió atraído por la vida y la espiritualidad franciscanas, pero emprendió la carrera militar. En 1942, fue enviado al frente esloveno-croata, y después se ofreció voluntario para el frente ruso. Participó allí en la batalla del Don, donde resultó herido, y después afrontó la dramática retirada desde Rusia.

En el contexto de los trágicos acontecimientos bélicos y políticos que siguieron al 8 de septiembre de 1943, Gianfranco Maria, aunque no compartía la ideología fascista, se afilió al partido de la República Social Italiana. En ese entonces, trabajó para salvar a judíos y partisanos, por lo que posteriormente fue detenido, liberado y más tarde reintegrado en el Ejército.

Mientras cumplía el servicio militar, sintió siempre un revuelo de conciencia, realizó generosamente actos de caridad en defensa de la vida humana y mostró respeto por el enemigo y benevolencia hacia los perseguidos políticos; cariñoso y abierto al perdón, no descuidó rezar por los soldados que veía morir.

En 1950, se ofreció voluntario para la misión militar italiana en Somalia; regresó a Italia cuatro años después y continuó su carrera militar hasta su jubilación, en 1978.

Entonces, decidió ingresar en los Frailes Menores Capuchinos, en el convento de Rieti. Fue ordenado sacerdote el 12 de septiembre de 1982 y se ocupó de los novicios, convirtiéndose después en padre espiritual de la Asociación Nacional de Granaderos de Cerdeña. Más tarde se le confió la tarea de restaurar el Convento de Orvieto, que se convirtió, gracias a él, en un lugar acogedor y un punto de referencia para quienes buscaban tranquilidad y recogimiento.

Falleció el 20 de noviembre de 2004 en el Hospital Militar Celio de Roma, a consecuencia de un accidente de coche. 

Un sacerdote cercano a los niños y a los pobres
Sebastián Gili Vives, español, nació el 16 de enero de 1811 en Artà, municipio de Mallorca.

Ordenado sacerdote en 1835 en Ibiza, se dedicó especialmente a los niños abandonados y, debido a esa sensibilidad, fue nombrado prior de un hogar infantil que acogía de 250 a 500 niños. Para atenderlos cada vez mejor, el padre Sebastián fundó la Congregación de las Agustinas Hijas del Socorro; luego, en 1860, fue nombrado director del Hospital de Palma. Se distinguió especialmente durante una grave epidemia de cólera, en 1865, por la valiosa contribución que él y su congregación hicieron en la asistencia a los más pobres.

Dedicó en general mucho tiempo a la oración, y también se preocupó por la condición de la mujer, muy discriminada en aquella época.

Como canónigo de la Catedral de Palma de Mallorca, a partir de 1883, promovió de manera especial el culto al Sagrado Corazón de Jesús, instituyendo, entre otras cosas, la piadosa práctica de los "Cuarantores", al tiempo que continuaba su compromiso con la familia religiosa que deseaba.

Obligado a renunciar a su función de superior y director de las hermanas debido a su mala salud, murió el 11 de septiembre de 1894, a la edad de 83 años.

Una vida dedicada a la oración
Maddalena di Santa Teresa di Gesù Bambino, en el siglo Maddalena Rosa Volpato, nació el 24 de julio de 1918 en Sant'Alberto di Zero Branco, en la provincia de Treviso (Italia), y percibió la vocación religiosa desde su adolescencia.

Tras sendas experiencias en dos familias congregaciones, vivió un período como laica consagrada, y luego, en 1943, ingresó en el Instituto de las Hijas de la Iglesia.

El 18 de enero de 1945, al comienzo del octavario de oración por la unidad de los cristianos, hizo voto al Señor, ofreciendo su vida "por la unión de los hermanos separados". Siete días más tarde, el 25 de enero, quedó postrada en cama y se le diagnosticó un absceso de la quinta vértebra cervical debido al mal de Pott, comúnmente llamado espondilitis tuberculosa. Ingresada en el hospital del Lido de Venecia, vivió su dolorosa enfermedad con una serenidad ejemplar, renovando continuamente su ofrecimiento por la unidad de los cristianos.

El 18 de mayo de 1945 pudo emitir su profesión religiosa, pero murió poco más de un año después, el 28 de mayo de 1946, a la edad de veintisiete años.

La suya fue una vida sencilla, marcada por el sufrimiento. Especialmente devota de la Virgen María y de Santa Teresita del Niño Jesús, su santidad fue pronto conocida por muchos poco después de su muerte.+