Sábado 27 de noviembre de 2021

Último adiós a uno de los frailes más longevos de la Provincia Franciscana de la Asunción

  • 24 de octubre, 2021
  • Corrientes (AICA)
Fray Alejandro Francisco Díaz falleció el 21 de octubre a los 95 años en Casa de Enfermería provincial "San Francisco de Asís", de la ciudad de Corrientes, donde pasó sus últimos años de vida.
Doná a AICA.org

Los frailes franciscanos de la comunidad de San Francisco Solano y sus familiares dieron el último adiós el 22 de octubre a Fray Alejandro Francisco Díaz, quien falleció el día anterior a los 95 años, siendo uno de los frailes más longevos de la Provincia Francisana de la Asunción.

El religioso pasó los últimos años de su vida en la Casa de Enfermería provincial San Francisco de Asís, en el convento de San Francisco Solano en la ciudad de Corrientes, junto a frailes y hermanos de la Provincia Franciscana.

"Con más de sesenta años de vida religiosa, fray Alejandro dejó tras sus pasos por distintas comunidades, un legado de sencillez, cercanía y amistad. Autor de libros que dejaron huellas profundas en muchas personas por su forma sencilla y amena de transmitir vivencias, sentimientos y contar historias", destacó la comunidad franciscana local.

Alejando Francisco, con el segundo nombre igual a su maestro y fundador de la Orden, nació en Córdoba en 1926; su profesión solemne el 19 de marzo de 1950 en la festividad de San José lo consagró como hermano franciscano. Su ordenación sacerdotal fue el 19 de diciembre como regalo de Navidad de 1953.

Hace algún tiempo en una charla publicada en la página de la Provincia Franciscana, manifestó que una de las cosas que más recordaba y que lo marcó en su vida y en sus huellas franciscanas, fue haber sido delegado de la Provincia en Ciudad Evita. “Cuando llegué ahí no había nada, tenía que arremangarme y ejercer el apostolado, organizar el fútbol que poco y nada sabía”, y valoraba su experiencia como profesor.

Sobre la celebración de los 409 años de la Provincia Franciscana de la Asunción, decía: “Hoy más que nunca cuando hay dificultades hay que dejar de lado los pequeños problemas y pensar en lo que realmente influye en nuestra vida”.

Entre sus libros, se pueden mencionar: “Las virtudes teologales”, “Los amores de San Antonio de Padua”, “La espiritualidad de San Francisco para el hombre de hoy”, “Amistad, nuestra mayor riqueza”, “Las virtudes, fortalezas del cristiano”, “Virtudes y madurez cristiana”, y “Mujer, por siempre mujer”.+