Miércoles 28 de febrero de 2024

Tres videos del Papa para motivar a los jóvenes a dejar huellas

  • 27 de enero, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Están dirigidos a una joven portuguesa de 17 años, aquejada de una grave enfermedad; a una mujer de 107 años; y a quienes participaron de la JMJ Lisboa 2023.
Doná a AICA.org

“Edna, yo me acuerdo de ti cuando viniste a verme”: con estas tiernas palabras, el Papa Francisco se dirige a la joven portuguesa de 17 años que atravesó una grave enfermedad que le impidió asistir a la JMJ de Lisboa 2023. En un videomensaje, grabado durante una audiencia realizada el viernes 26 de enero por la mañana con el cardenal Américo Aguiar, obispo de Setúbal (Portugal), el pontífice recuerda que la adolescente ofreció su padecimiento y sus dolores por la JMJ.

El Obispo de Roma le agradece ese gesto y por seguir luchando. “¡Adelante, seguí adelante!”, la anima, y le pide que continúe orando por tantos jóvenes que necesitan fuerza para seguir avanzando. “No te olvides de que tú eres uno de los pilares de la Jornada de la Juventud”, añade el Papa, bendiciéndola y exhortándola a que rece por él.

En otro videomensaje, Francisco saluda a la señora Maria da Conceição, que nació el 13 de mayo de 1917, día de las apariciones de la Virgen en Fátima, y de la cual Su Santidad aún conserva un rosario fabricado por ella misma. “A los ciento siete años usted está fuerte y (va hacia) adelante”, dice el Papa, y la exhorta: “No afloje, siga haciendo rosarios, siga rezando rosarios, siga sosteniendo a la Iglesia con su oración y con su alegría”.

Y, por último, el Santo Padre les habla con picardía a los jóvenes: “Me dicen que a ustedes, jóvenes, hay que provocarlos, si no, se van a dormir. ¡No! Dormidos no van ¿eh?, ¡dormidos no van!”, expresa, y enumera a continuación: “Panamá, Lisboa, Seúl, es todo un camino para vosotros”.

“Es un camino que ustedes van haciendo y un camino interesante que deja huella. Es importante dejar huellas en la vida, dejar algo que uno hizo”, prosigue.

“Que se pueda decir: ‘Por acá pasó un joven y dejó esta huella’. Piensen esto un poquito: '¿Qué huellas dejo yo en la vida?'. Y vayan adelante, no se desanimen. Rezo por ustedes y les pido que lo hagan por mí. Que Dios los bendiga y la Virgen los cuide. ¡Chau!”.+