Martes 4 de octubre de 2022

Trata de personas: Una oración por cada víctima y para que cese este delito

  • 16 de septiembre, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
La Comisión Episcopal de Migrantes e Itinerantes se une a la Jornada Nacional de Oración y Reflexión del próximo domingo, con el lema "La fuerza del cuidado. Mujeres, economía y trata de personas".
Doná a AICA.org

La Comisión Episcopal de Migrantes e Itinerantes (CEMI) difundió un mensaje con motivo de la Jornada Nacional de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, prevista para el domingo 18 de septiembre con el lema “La fuerza del cuidado. Mujeres, economía y trata de personas”.

El organismo episcopal señala que el lema es una invitación a “considerar la condición de las mujeres y de las niñas, sometidas a múltiples formas de explotación sexual, matrimonios forzados, esclavitud doméstica y laboral, entre otras”.

“Las miles de mujeres y niñas que cada año son víctimas de la trata denuncian las dramáticas consecuencias de modelos de relaciones fundados en la discriminación y en la sumisión”, agrega.

La CEMI recuerda que el papa Francisco sostiene que “la trata de personas es violencia” e invita a “mantener viva la indignación”.

“Nos unimos, entonces, en oración. Dios siempre escucha el clamor de su pueblo. Este domingo 18 de septiembre volvemos a elevar nuestros brazos para pedir por cada una de las víctimas y para que cese este delito de la trata en nuestro país y en el mundo entero”, concluye.

Texto del mensaje
La Jornada mundial de oración y reflexión contra la trata de personas está promovida por la Unión Internacional de las Superioras Generales. La red internacional Talitha Kum coordina la iniciativa en colaboración con muchas organizaciones locales e internacionales. En la Argentina celebramos esta Jornada el domingo 18 de septiembre. 

El tema de este año es: “La fuerza del cuidado. Mujeres, economía y trata de personas”. Esto nos invita a considerar la condición de las mujeres y de las niñas, sometidas a múltiples formas de explotación sexual, matrimonios forzados, esclavitud doméstica y laboral, entre otras. Las miles de mujeres y niñas que cada año son víctimas de la trata denuncian las dramáticas consecuencias de modelos de relaciones fundados en la discriminación y en la sumisión. 

El papa Francisco dijo el pasado 8 de febrero: “¡La trata de personas es violencia! La violencia sufrida por cada mujer y cada niña es una herida abierta en el cuerpo de Cristo, en el cuerpo de toda la humanidad, una herida profunda que nos afecta también a cada uno de nosotros.”

“Los invito a todos a mantener viva la indignación -¡mantener viva la indignación!- y a encontrar cada día la fuerza de comprometernos con determinación en este frente. No tengan miedo frente a la arrogancia de la violencia, no; no se rindan a la corrupción del dinero y del poder.”

Nos unimos, entonces, en oración. Dios siempre escucha el clamor de su pueblo. Este domingo 18 de septiembre volvemos a elevar nuestros brazos para pedir por cada una de las víctimas y para que cese este delito de la trata en nuestro país y en el mundo entero. 

Más información por correo electrónico tratadepersonas@cemi.org.ar o www.cemi.org.ar y redes sociales.+