Lunes 4 de diciembre de 2023

Tierra Santa: el Card. Pizzaballa exhortó a detener la guerra y la violencia sin sentido

  • 24 de octubre, 2023
  • Jerusalén (Tierra Santa) (AICA)
"Estamos atravesando uno de los períodos más difíciles y dolorosos de nuestra historia reciente", escribió el patriarca latino de Jerusalén en una carta a sus fieles, en la que llamó a la paz.
Doná a AICA.org

El patriarca latino de Jerusalén, cardenal Pierbattista Pizzaballa envió una carta a los fieles de su diócesis, en la que reitera una dura condena a los ataques contra Israel y a los bombardeos en Gaza. “Sólo el fin de décadas de ocupación y una perspectiva nacional clara para Palestina pueden poner fin al conflicto”, se lee en la carta, difundida este martes 24 de octubre.

“El mundo entero mira a Tierra Santa como un lugar que es causa constante de guerras y divisiones, y por eso se unió a nosotros en oración el 17 de octubre y, por voluntad del Papa Francisco, lo volverá a hacer en un segundo día de oración, el próximo viernes 27. De hecho, esto es lo que los cristianos podemos hacer en este momento: orar, hacer penitencia, interceder”, reiteró el cardenal Pizzaballa.

Todo parece hablar de muerte y odio
"Estamos atravesando uno de los períodos más difíciles y dolorosos de nuestra historia reciente", escribió el patriarca. “Desde hace más de dos semanas, nos inundan imágenes de horrores que despertaron antiguos traumas, abrieron nuevas heridas e hicieron estallar dentro de nosotros el dolor, la frustración y la ira, y mucho a nuestro alrededor parece hablar de muerte y de un infinito odio”.

“Son muchos los pensamientos que cruzan por nuestra mente, aumentando nuestra sensación de desconcierto”, prosigue, y “en este estruendo, en el que el ruido ensordecedor de las bombas se mezcla con las numerosas voces del sufrimiento, es necesario recordar y volver a el Evangelio".

El ataque a Israel es inaceptable
Reiterando la necesidad de "dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios", Pizzaballa afirma que es deber de su conciencia y su deber moral "declarar claramente lo ocurrido el 7 de octubre en el sur de Israel", con los ataques en que Hamás mató a cientos de civiles: "No es en modo alguno aceptable y sólo podemos condenarlo", aseguró. "No hay razón para tal atrocidad", dijo, "y tenemos el deber de afirmarla y denunciarla". “El uso de la violencia no es compatible con el Evangelio y no conduce a la paz, porque “la vida de cada persona humana tiene igual dignidad ante Dios, que nos creó a todos a su imagen y semejanza”, añadió.

Alto a los bombardeos en Gaza
“La misma conciencia”, añade, “con un gran peso en el corazón, me lleva hoy a afirmar con igual claridad que este nuevo ciclo de violencia ha provocado más de cinco mil muertes en Gaza, entre ellas las de muchas mujeres y niños, decenas de miles de heridos, barrios arrasados, falta de medicinas, agua y artículos de primera necesidad para más de dos millones de personas. Son tragedias que no se pueden entender y que tenemos el deber de denunciar y condenar sin reservas. Los continuos y fuertes bombardeos que han estado golpeando Gaza durante días sólo causarán más muerte y destrucción, y sólo aumentarán el odio y el resentimiento. No resolverán ningún problema, pero crearán otros nuevos".

Una perspectiva nacional clara y segura para Palestina
“Es hora de detener esta guerra, esta violencia sin sentido”, afirma el patriarca de los fieles católicos de rito latino. “Sólo poniendo fin a décadas de ocupación y sus trágicas consecuencias, y dando una perspectiva nacional clara y segura al pueblo palestino, se podrá iniciar un proceso de paz serio”, reitera. “Si este problema no se resuelve de raíz, nunca habrá la estabilidad que todos esperamos. La tragedia de estos días debe llevarnos a todos, religiosos, políticos, miembros de la sociedad civil, a la comunidad internacional, a un compromiso más serio que el que se hizo hasta ahora. Sólo así podremos evitar otras tragedias como la que estamos viviendo. Se lo debemos a las numerosas víctimas de estos días y de los años pasados", continúa Pizzaballa, y "no tenemos derecho a dejar esta tarea a otros".

La necesidad de palabras de paz que den vida
El cardenal recuerda además que Jesús venció en la cruz, "a pesar del mal que asolaba el mundo" y "no con las armas, ni con el poder político, ni con grandes medios, ni imponiéndose", sino "amando". La paz de la que habla Jesús, en efecto, "no tiene nada que ver con la victoria sobre los demás", y por eso debemos "tener el coraje del amor y de la paz", y "no permitir que el odio, la venganza, la ira y el dolor ocupen todo el espacio de nuestra vida". Y agregó: "Nuestras conversaciones no deben versar sobre la muerte y las puertas cerradas. Al contrario, nuestras palabras deben ser creativas, vivificantes, deben dar perspectivas y abrir horizontes".

Oración por las víctimas
“Se necesita valentía para poder pedir justicia sin sembrar el odio” y “queremos pedir a Dios esta valentía”, escribe Pizzaballa, dirigiendo su oración a todos y, en particular, a la pequeña comunidad cristiana de Gaza. Nuestro pensamiento se dirige luego a las 18 víctimas cristianas que murieron en el derrumbe de una sala en la parroquia greco-ortodoxa de San Porfirio y a sus familias. “Su dolor es grande, pero cada día que pasa me doy cuenta de que están en paz. Están asustados, conmocionados, molestos, pero con paz en el corazón. Estamos todos con ellos, en oración y solidaridad concreta, agradeciéndoles su hermoso testimonio".

En vísperas de la solemnidad de María Reina de Palestina, el cardenal Pizzaballa reza por todas las víctimas inocentes. Su sufrimiento ante Dios “tiene un valor precioso y redentor, porque está unido al sufrimiento redentor de Cristo. Que su sufrimiento acerque la paz cada vez más".+