Sábado 31 de octubre de 2020

Solidaridad de la Iglesia europea a Mons. Kondrusiewicz, impedido de volver a su país, Bielorrusia

  • 4 de septiembre, 2020
  • Minsk (Bielorrusia) (AICA)
El Episcopado europeo expresó su cercanía con Mons. Tadeusz Kondrusiewicz, presidente de la Conferencia de los obispos católicos de Bielorrusia, impedido de ingresar a su tierra natal.

En un comunicado de prensa, el Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa expresa la cercanía de todo el episcopado europeo con monseñor Tadeusz Kondrusiewicz, presidente de la Conferencia de los obispos católicos de Bielorrusia, junto con la Iglesia en esta nación, ante la actuación de las autoridades bielorrusas que le impidieron el ingreso a su tierra natal.

Los episcopados de Europa esperan que el arzobispo de Minsk pueda regresar a su tierra natal y retomar su ministerio episcopal, luego del bloqueo en la frontera, el pasado 31 de agosto, que le impidió entrar a Bielorrusia desde Polonia.

En el comunicado, la Presidencia del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) expresa la cercanía del episcopado europeo en este “delicado momento” provocado por la actuación de las  autoridades bielorrusas que, el pasado 31 de agosto,  impidieron el  ingreso del arzobispo metropolitano en Bielorrusia, su tierra natal,  luego de haber participado en las celebraciones en honor a Nuestra Señora de Czestochowa, en Polonia.

Mientras asegura sus oraciones por el amado pastor y por toda la comunidad bielorrusa, la CCEE espera “el regreso inmediato a casa del arzobispo de Minsk y la reanudación de su ministerio episcopal”. Asimismo, anima a todos a “comprometerse para resolver pacíficamente el conflicto y a continuar, con confianza, el camino del diálogo por el bien del hombre y de la sociedad en su conjunto”, afirma el comunicado.

La CCEE se une también al llamamiento del papa Francisco “al diálogo, al rechazo de la violencia y al respeto de la justicia y la ley" ante la crisis sociopolítica que atraviesa la nación. Junto con el Santo Padre, los episcopados europeos confían "a todos los bielorrusos a la protección de Nuestra Señora, Reina de la Paz".

El jueves 3 de septiembre, los sacerdotes se reunieron en el cabildo eclesiástico de la catedral del Minsk, se unieron en oración por Bielorrusia y por el regreso del arzobispo Kondrusiewicz del exilio. El encuentro comenzó con la Liturgia de las Horas, cuya celebración estuvo presidida por el vicario general de la arquidiócesis de Minsk-Mohilev, monseñor Yuri Kasabutski. Durante la celebración, el prelado informó que el arzobispo recibió asilo temporal de un sacerdote amigo en Monki, no lejos de Bialystok y muy cerca de su Bielorrusia.

Al dirigirse a los fieles presentes que acudieron a la catedral a rezar por su pastor, monseñor Kasabutski destacó que la oración es la única "arma" de la Iglesia y aun así tiene “poder increíble”. Una oración, dijo, que en este momento es también una expresión de unidad y solidaridad que une a las personas, les ayuda a encontrar una salida a una situación difícil y a soportar todas las pruebas. Aprovechando la oportunidad, el vicario agradeció a los fieles de otras denominaciones y religiones por el apoyo, especialmente en la oración, a la Iglesia católica de Bielorrusia en esta difícil situación.

Comunicado del arzobispo Kondrusiewicz
Ante el impedimento de regresar a su tierra, monseñor Tadeusz Kondrusiewicz emitió un comunicado para pedir que se resuelva el malentendido. Expresó: “El 31 de agosto de 2020, mientras cruzaba el puesto fronterizo de Kuznitsa Belostotskaya-Bruzgi, sin ninguna explicación, se me negó el regreso a Bielorrusia, aunque los guardias fronterizos se comportaron de modo correcto”.

El arzobispo señaló que esta decisión de los servicios fronterizos es completamente incomprensible porque, según la ley, no se puede restringir el derecho de un ciudadano bielorruso a entrar en la República de Bielorrusia.

“La prohibición de entrada en la República de Bielorrusia me impide, como obispo ordinario de la arquidiócesis de Minsk-Mohilev y presidente de la Conferencia de los Obispos Católicos de Bielorrusia, ejercer el ministerio pastoral y participar en los actos eclesiales programados”, añadió.

Además, recordó que “en las condiciones de la crisis sociopolítica” que atraviesa actualmente su país, “he llamado y sigo llamando al diálogo y a la reconciliación”, y expresó: “No quiero que la decisión injustificada e ilegal del servicio de fronteras agrave la tensión en nuestra patria”.

Por otra parte, recordó que se dirigió al Comité del Estado para las fronteras de la República de Bielorrusia para pedirle que aclare la situación y anule la decisión de prohibirle el regreso a su patria para cumplir con sus obligaciones pastorales.

“Espero que esto sea sólo un molesto malentendido, que será corregido lo antes posible”.

Monseñor Kondrusiewicz se dirigió asimismo a sus hermanos en el ministerio episcopal y sacerdotal, a los monjes, a los laicos y a las personas de buena voluntad, para pedirles que recen por su pronto regreso y por la resolución pacífica de la grave crisis sociopolítica de la nación. Y concluyó: “Los encomiendo a todos a la Madre de Dios y al patrono celestial de Bielorrusia, el santo Arcángel Miguel, y de todo corazón los bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.+