Sábado 27 de noviembre de 2021

Sigue creciendo la tensión en Haití. Preocupación por el secuestro de misioneros

  • 18 de octubre, 2021
  • Puerto Príncipe (Haití) (AICA)
Un grupo de 17 misioneros evangélicos fueron secuestrados el sábado 16 de octubre cuando visitaban un orfanato.
Doná a AICA.org

Diecisiete misioneros cristianos evangélicos fueron secuestrados en Haití el sábado 16 de octubre cuando visitaban un orfanato en la periferia oriental de Puerto Príncipe, por una banda armada conocida como "400 Mawozo", que lleva meses haciendo estragos en la zona fronteriza con la República Dominicana con robos y secuestros tanto de ciudadanos estadounidenses como de haitianos.

Los misioneros son parte de Christian Aid Ministries (Ministerios de Ayuda Cristiana), con sede en Ohio, quienes precisaron en su sitio web que el grupo incluye cinco hombres, siete mujeres y cinco niños. Casi todos los secuestrados son ciudadanos estadounidenses, junto a un ciudadano canadiense y pidieron oraciones por una pronta “resolución”. 

“Como organización, encomendamos esta situación a Dios y confiamos en Él para que nos ayude. Que el Señor Jesús sea engrandecido y muchas más personas lleguen a conocer Su amor y la salvación”, expresó la organización.

Al parecer, uno de los misioneros secuestrados consiguió enviar un mensaje por WhatsApp mientras el grupo era capturado. "Por favor, recen por nosotros, nos tienen como rehenes, secuestraron a nuestro conductor, no sé a dónde nos llevan", reza el mensaje, publicado por el Washington Post.

Por su parte la Comisión Episcopal Nacional de Justicia y Paz (CE-JILAP) está preocupada y alarmada por el enésimo secuestro en Haití: una situación que tiende a "empobrecer a las familias haitianas y tiene un impacto negativo en la economía del país". Los obispos se preguntan de dónde proceden las armas de guerra y las municiones de las bandas armadas que ahora tomaron a Haití como rehén. Por lo tanto, lo que se necesita son "medidas adecuadas, acciones concretas y efectivas por parte de la policía nacional para contrarrestar el fenómeno del secuestro y restablecer el orden en el país".

Un país en profunda crisis
Haití se enfrentó recientemente a una ola de violencia en la que las bandas armadas desempeñan un papel importante, bloqueando las actividades económicas en el país más pobre de América. El malestar aumentó tras dos acontecimientos que abrieron profundas heridas: el asesinato del presidente Jovenel Moise en julio, que sumió al país en el caos, y un fuerte terremoto en agosto que mató a más de 2.000 personas.

Por otra parte, desde principios de año se produjeron más de 600 secuestros en Haití, frente a los 231 del año pasado, según las organizaciones humanitarias.+