Miércoles 29 de junio de 2022

Semana Laudato si': Corrientes reafirma su compromiso con "la casa que se nos confió"

  • 24 de mayo, 2022
  • Corrientes (AICA)
La Comisión Arquidiocesana de Justicia y Paz de Corrientes expresó su adhesión a la "Semana Laudato si'", que se celebra del 22 al 29 de mayo.
Doná a AICA.org

En el marco de la Semana Laudato si’, que comenzó el 22 de mayo y se extiende hasta el domingo 29, la Comisión Arquidiocesana de Justicia y Paz de Corrientes expresó su adhesión y convocó a los correntinos a sumarse a la propuesta.

Iniciada como un modo de recordar un aniversario más de la publicación de la encíclica Laudato si’ (2015), del papa Francisco, celebrarla y actualizar sus contenidos y desafíos para el Cuidado de la Casa Común, esta semana se constituye en una ocasión especial en el año, que invita a todos, mujeres y hombres de buena voluntad, a animarse a asumir el compromiso vital de una verdadera “conversión ecológica integral”, recordando que “la tierra nos precede y nos ha sido dada”.

Esta “conversión ecológica integral” implica asumir que el Cuidado de la Casa Común trasciende el cuidado del ambiente natural a todos los seres vivos que lo componen, buscando generar un cambio profundo en las sociedades, que garantice una vida saludable y sostenible, recordando que “la tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán”, explicaron desde la Comisión de Justicia y Paz.

Este año, con el lema «Escuchar y Caminar juntos», con el cual el papa Francisco nos invita a "unir a la familia humana para proteger nuestra casa común", personas de los seis continentes trabajarán desde la reflexión, la oración y las acciones necesarias para impulsar los Objetivos Laudato si’ y discernir una respuesta a la crisis ecológica, que afecta especialmente a los más vulnerables, detallaron.

“Estos objetivos nos llaman a una revolución espiritual y cultural para lograr una ecología integral que dé respuesta al clamor de la tierra y al clamor de los pobres,  a través de una Economía ecológica; de la Adopción de estilos de vida sostenibles y de una Educación y  Espiritualidad ecológicas, que favorezcan también la resiliencia y el empoderamiento de la comunidad para hacer posibles los cambios necesarios”, exhortaron.

Además enfatizaron, como lo propone la encíclica, que “un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres”, porque “todo está conectado”; y entonces, “la protección ambiental no puede asegurarse sólo sobre la base del cálculo financiero de costos y beneficios”.

“En ese sentido, el pueblo correntino todavía tiene muy presente la devastación ecológica sufrida, debido a los incendios producidos por una confluencia de causas naturales, pero en cuya proliferación estuvo muy presente la acción humana, ya sea por imprevisión, acción negligente, malintencionada, o por omisión”, advirtieron.

“No se puede permanecer ajenos este enorme sufrimiento de la naturaleza (flora, fauna, personas) y a sus consecuencias, que perdurarán durante largo tiempo. Quizás también quepa aplicar aquí la afirmación de que “la política y la empresa reaccionan con lentitud…”. Organismos gubernamentales, empresas y ciudadanos deben asumir su rol y dar respuestas necesarias ante esas acciones, negligencias, imprevisiones u omisiones que tanto daño causaron en particular a los más vulnerables”, alertaron.

Nunca será suficiente remarcar que hay que “escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres”. No existe disociación posible. Porque “el cuidado de la naturaleza es parte de un estilo de vida”, para el cual “hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, y que vale la pena ser justos y honestos”, recordaron.

Por eso, Justicia y Paz afirma con Laudato si’ que “no todo está perdido, porque los seres humanos, capaces de degradarse hasta el extremo, también pueden sobreponerse, volver a optar por el bien y regenerarse, más allá de todos los condicionamientos mentales y sociales que les impongan”, o que ya tengan incorporados.

“Sin dudas, en esta nueva Semana Laudato si’, hombres y mujeres de buena voluntad se sumarán a la reflexión, leyendo, releyendo, compartiendo la encíclica; la oración y la acción a través de diversos medios, entre los cuales está el valioso aporte de la página web del Movimiento Laudato si’, uniéndose de este modo “para hacernos cargo de esta casa que se nos confió”, anhelaron.+