Domingo 17 de octubre de 2021

Se entregaron los premios "Constructores de la Sociedad"

  • 20 de diciembre, 2018
  • Resistencia (Chaco) (AICA)
En un acto organizado por la Comisión Arquidiocesana de Justicia y Paz de Resistencia, se llevó a cabo la 15ª entrega de la distinción honorífica Premio Constructores de la Sociedad "José Luis Meana". La ceremonia se llevó a cabo el domingo 16 de diciembre en la localidad chaqueña de Fontana.
Doná a AICA.org
Con el objetivo de destacar a personas e instituciones de bien común, se entregaron el 16 de diciembre en la localidad chaqueña de Fontana los premios Constructores de la Sociedad "José Luis Meana".

Se trató de la 15ª entrega de esta distinción honorífica, iniciativa de la Comisión Arquidiocesana de Justicia y Paz de Resistencia. En esta oportunidad, la ceremonia se llevó a cabo en el salón Tepeyac, de la localidad chaqueña de Fontana.

Las distinciones fueron creadas para honrar la memoria de quien fuera el primer presidente de la Comisión, José Luis Meana, y tienen como objetivo destacar a personas e instituciones de bien común que, a pesar de las dificultades y crisis sociales, se las arreglan para llevar a cabo tareas de promoción y asistencia a los más necesitados, demostrando que es posible cuando las personas salen de sus proyectos y actividades personales y para realizar tareas comunitarias.

En esta oportunidad, los ternados para recibir la distinción fueron el movimiento Emaús; la señora Zully Ramona Piccilli, y la fundación Manos Abiertas.

Emaús es un movimiento que tuvo su origen en Francia, fundado por el sacerdote Abbe Pierre, cuya opción eran los pobres más pobres.

En la ciudad de Resistencia nació como Betania, con una copa de leche para niños en situación muy vulnerable que asistían a la catequesis. En 1979, invitados por el jesuita Benjamín Villalba, se instalaron en Villa Libertad y comenzaron a trabajar como Emaús. La condición: servir al que más sufre.

Son recuperadores ambientales, y su propuesta es recuperar cosas y personas. La tarea es asociativa, todo se hace "juntos" y el trabajo posibilita la transformación del hombre y del objeto.

Realizan servicios concretos: recolección de cartón, botellas, latas de cerveza y gaseosas, entre otros objetos. Todo lo que poseen es donado. No reciben ni desean aportes oficiales. Consideran que los logros se deben conseguir con trabajo que dignifique al ser humano.

Cuentan con un programa de familias en situación de calle o extrema vulnerabilidad, y con un comedor de inserción autogestionable. Las mujeres son el sostén de Emaús, con la premisa "complementarse, no competir".

El presidente de la comisión directiva, Miguel Urbani. El alma de Emaús es Rodolfo Martínez, trabajador incansable, acompañado por dos licenciadas en trabajo social, que son el corazón de la institución: Isabel Aquino y María Elena Stechina.

La fundación Manos Abiertas lleva 25 años en el país, y 6 en la provincia del Chaco. Desarrolla su labor en Villa Facundo y Villa Don Alberto. Funciona gracias a colaboradores voluntarios (150 aproximadamente) y donaciones. Los voluntarios poseen un grupo de buscadores que se encargan de recoger las donaciones. Los demás realizan la atención de gente en situación de calle, se les provee de comida elaborada por ellos mismos, que es entregada los miércoles por la noche en bandejas individuales en la Plaza 25 de Mayo, sobre Güemes y 9 de Julio.



Otra de sus obras es Madre Teresa, acompañantes de la tercera edad, que se realiza los segundos y cuartos sábados de cada mes. Se organizan entretenimientos, juegos, manualidades. No poseen sede propia, alquilan un local. Están organizados con una Comisión Directiva: Cada obra tiene tres coordinadores que forman un Consejo y son los que acercan las inquietudes. Además, realizan convocatorias para conseguir nuevos voluntarios. Su actual presidente es la señora Elizabeth Ángela Salto.

La tercera ternada, Zully Ramona Piccilli, es oriunda de la localidad de Pampa Almirón. Estudió para docente de primaria en General San Martín y siendo docente, ejerció su tarea en Pampa Almirón hasta que se jubiló. Se desempeñó en diversos cargos en comisiones, y cuanta actividad a favor de su pueblo se realizaba, la encontraba a ella participando activamente.

Esposa, madre, docente comprometida, daba fuera del horario escolar charlas sobre higiene, primeros auxilios, horticultura. Activa propulsora de la creación del Ciclo Básico, hoy Escuela de Educación Polimodal. En esta Institución se destacó por su permanente apoyo a alumnos y docentes.

Actualmente sigue desempeñando su notable labor por la comunidad, se encarga de ayudar, asesorar, viajar y resolver problemas de jubilaciones especialmente, para el sector más desprotegido.

Es asesora de la Asociación de Jubilados, tesorera de la Asociación Amigos de la Biblioteca, participa en actividades del área de cultura y del área Mujer de la Municipalidad. Es ministra de la Eucaristía. Abuela Cuenta Cuentos. Una docente rural la denominó "Zully, la que reparte amor". +