Viernes 12 de agosto de 2022

Religiosas y religiosos se unieron a la defensa de la vida

  • 18 de julio, 2018
  • Buenos Aires (AICA)
Los miembros de la Junta Directiva de la Conferencia Argentina de Religiosas y Religiosos (Confar) expresaron su apoyo a la defensa de la dignidad de cada persona "ante tantas formas de esclavitud y de descarte". Adhiriendo al mensaje dado por los obispos argentinos en la celebración eucarística del 8 de julio en Luján, consideraron que "la vida es puro don de Dios y por eso debe ser respetada, cuidada, defendida y servida".
Doná a AICA.org
En consonancia con el mensaje dado por la Iglesia argentina en la Misa por la Vida celebrada el 8 de julio en Luján, los miembros de la Junta Directiva de la Conferencia Argentina de Religiosas y Religiosos (Confar) enviaron un comunicado en defensa "de la dignidad de cada persona ante tantas formas de esclavitud y de descarte".

"Una vez más expresamos con mucha esperanza que cada vida tiene un valor infinito a los ojos del Padre, es un regalo de su bondad", afirmaron, y llamaron a seguir el ejemplo de María, quien "salió aprisa a la casa de su prima Isabel" llevando en su seno la Vida. "También nosotros como Vida Consagrada cuidemos nuestra vida, la de nuestros hermanos, defendámosla y seamos sus servidores", animaron, consagrándose con una oración a la Virgen de Luján.

Texto del comunicado

Queridos hermanos y hermanas:

Los miembros de la Junta Directiva de Confar apoyamos la defensa de la dignidad de cada persona ante tantas formas de esclavitud y de descarte. Así lo afirmaban los Obispos en la celebración Eucarística en Luján el domingo 8 de julio: La vida es puro don de Dios y por eso debe ser respetada, cuidada, defendida y servida.

¡Cuántas veces hemos reflexionado las palabras del libro del profeta Jeremías! "Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había consagrado; te había nombrado profeta para las naciones" (1,5). Nos sentimos personas inmensamente amadas, pensadas por el Dios Amor desde toda la eternidad, con una misión, un proyecto que vamos descubriendo y construyendo en nuestro camino cotidiano. Por eso una vez más expresamos con mucha esperanza que cada vida tiene un valor infinito a los ojos del Padre, es un regalo de su Bondad.

Como María que ?salió aprisa a la casa de su prima Isabel? llevando en su seno la Vida, también nosotros como Vida Consagrada cuidemos nuestra vida, la de nuestros hermanos, defendámosla y seamos sus servidores. Que podamos cantar gozosos junto a Ella el Magnificat por las obras maravillosas que el Dios Amor hace en nuestras vidas y en la de tantos hermanos que se abren con una actitud de hospitalidad a acogerla en sus corazones.

Los invitamos a hacer nuestras las últimas palabras de la consagración del pueblo argentino a la Virgen de Luján:

"Madre de Luján, Tu Hijo, nuestro Amado Señor, nos ha entregado su Vida para que todos nosotros tengamos Vida en abundancia, danos un ánimo confiado, perseverante y lleno de valentía para ser sus discípulos-misioneros y defender la vida de cada persona, desde su concepción hasta la muerte natural, defenderla siempre y en toda circunstancia y que podamos hacerlo con claridad, firmeza y pasión hasta el final de los tiempos, cuando el Señor Jesús juzgue a todas las Naciones en el Amor. Amén."

Junta Directiva de la Conferencia Argentina de Religiosos y Religiosas 16 de julio de 2018.