Lunes 15 de agosto de 2022

Referente vaticano conoce de cerca la experiencia de Cuidadores de la Casa Común

  • 26 de julio, 2022
  • Paraná (Entre Ríos) (AICA)
Mons. Bruno Duffe estuvo en Bajada Grande, donde visitó la primera obra pública en biconstrucción que realiza la cooperativa del movimiento para fortalecer el ecoturismo en los Humedales del Oeste.
Doná a AICA.org

Monseñor Bruno Duffe, exsecretario del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, llegó a mediados de julio a la Argentina para conocer de cerca el funcionamiento del Movimiento Cuidadores de la Casa Común, visitando las experiencias y proyectos desarrollados en San Pedro, Paraná y La Plata, entre otros. 

Estuvo acompañado por Efraín Dawkins Sanmiguel, el periodista y activista colombiano que cobró notoriedad por plantearle al papa Francisco los avatares del huracán Lota que golpeó a la región de San Andrés en 2020. 

En Bajada Grande, jurisdicción de la arquidiócesis de Paraná, estos “embajadores sociales” visitaron el inicio de la primera obra pública en biconstrucción que realiza la cooperativa del movimiento en el marco del proyecto para fortalecer el ecoturismo comunitario en los Humedales del Oeste.

Cuidadores de la Casa Común es un movimiento inspirado en la encíclica Laudato si’, del papa Francisco, y cuenta con núcleos de trabajo con jóvenes en todos los departamentos de Entre Ríos.

La visita de monseñor Duffe y Dawkins Sanmiguel visitó cinco núcleos territoriales: La casita de pibes en La Plata, donde nació el proyecto de Cuidadores en 2015; la sede del movimiento en Villa Tranquila, en Avellaneda; y las experiencias de turismo comunitario en Paraná y Victoria, provincia de Entre Ríos, así como en San Pedro, provincia de Buenos Aires. 

Monseñor Duffe se reunió también con los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, que preside monseñor Jorge Rubén Lugones SJ, obispo de Lomas de Zamora, y con miembros de la Comisión Nacional de Justicia y Paz (CNJP), donde presentó el libro “Laudato si’ y acceso a la tierra”, que propone el tratamiento de la Ley “Marcha al Campo” sobre el acceso a la tierra y fomenta el arraigo al sector rural.

“Cada encuentro con los Cuidadores de la Casa Común fue ocasión de pronunciar un mensaje especial al tiempo que se generaba una celebración también particular”, comentaron al portal Era Verde los organizadores de las visitas. 

En Bajada Grande, puntualizaron, “la celebración se centró en el perdón, el por favor y las gracias; en la bendición de la tierra y el agua con la que se construirá la casa de Cuidadores, la protección del lugar y en profundizar el sentido de la obra que se está comenzando a realizar”. También subrayaron un mensaje vinculado a la misión del movimiento y de la cooperativa. 

Monseñor Duffe señaló que “en el Evangelio Jesús dice: el Padre, es decir Dios y yo, vamos a visitar a los que aman, a los que tienen amor en su corazón. Vamos a vivir en la casa de los que aman. Cuando hay amor, hay una casa, cuando hay amor hay Dios. Cuando se puede construir un lugar para recibir a unos y a otros, para decir las tres palabras más importantes de nuestra humanidad: por favor, te pido perdón y gracias, las tres palabras más importantes de nuestra historia y de nuestra condición humana. Cuando se puede construir un lugar con la tierra que hemos recibido de Dios creador, del Dios de amor, cuando podemos abrir la puerta de esta casa para quienes necesitan un poco de atención, un poco de ayuda, un poco de esperanza, eso es determinante para el futuro de nuestra humanidad y para esta comunión, esta solidaridad, este diálogo entre las generaciones. Entonces cuando escucho a un proyecto de cooperativa, un proyecto político que va a sostener este proyecto, y cuando escucho a los que quieren ofrecer sus talentos para realizar esta casa, pienso que estamos viviendo un momento importante de la historia humana”.

Desde el movimiento aseguraron que el exfuncionario vaticano alentó esta idea de “construir fraternidad entre los jóvenes de Cuidadores y Cuidadoras organizados en una cooperativa, los maestros de estos jóvenes, las organizaciones que acompañan el proyecto”.

“Estar viviendo ‘un momento importante de la historia humana’ que nos devuelve la certeza de estar siendo fieles al desafío más urgente que tenemos como humanidad: cuidarnos entre nosotros, cuidar la única casa que tenemos, provocar un cambio profundo en nuestro sistema de producción y de relaciones. Es ser fieles a lo que el Papa nos decía en un mensaje en 2019: ‘Ustedes están construyendo una nueva civilización’. La crisis civilizatoria que vivimos requiere transformaciones de fondo. Se trata de contribuir a rehacer el mundo desde el trabajo y con nuevos valores. Por eso para el movimiento el lema es: Trabajo más Espiritualidad es Revolución”, afirmó monseñor Duffe.

Luego de estas palabras a los cooperativistas, el referente vaticano leyó unas líneas del texto de Francisco sobre la fraternidad universal y la amistad social, para destacar la importancia sobre construir “una casa” que también en “sociedad con la justicia, con los derechos humanos, con el derecho fundamental de vivir y de estar juntos con esta relación de respeto y de consideración mutua y de hospitalidad mutua”.

Por último, monseñor Duffe bendijo la tierra y el agua porque, dijo, “el agua del río y la tierra común, son dos elementos, dos condiciones para construir una casa que va a resistir a la violencia, a la indiferencia, a la injusticia”.

Más información en Facebook de Cuidadores de la Casa Común.+