Martes 18 de enero de 2022

Recuerdan a María Auxiliadora, patrona del agro argentino

  • 24 de octubre, 2014
  • Buenos Aires (AICA)
Con una invitación a rezar la oración a María Auxiliadora, recordarán el próximo lunes 27 de octubre la fecha en la que esa advocación mariana fue designada por decreto presidencial como patrona del agro argentino. "La educación de los jóvenes del campo fue siempre una de las características de la presencia de Don Bosco en la Argentina", destacan los salesianos en su página web.
Doná a AICA.org
Con una oración a María Auxiliadora, recordarán el próximo lunes 27 de octubre la fecha en la que esa advocación mariana fue designada por decreto presidencial como patrona del agro argentino.

"La educación de los jóvenes del campo fue siempre una de las características de la presencia de Don Bosco en la Argentina", destacan los salesianos en su página web.

Por esta especial dedicación, recuerdan, el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación otorgó el 27 de octubre de 1949, mediante el decreto 26.888 del Poder Ejecutivo Nacional, el título de patrona del agro argentino a la Virgen de Don Bosco.

Oración a María Auxiliadora
María Auxiliadora, patrona del agro argentino, escucha nuestra oración e intercede por nosotros.
Recíbenos, así como somos. Mira nuestros corazones, recibe nuestros sueños y proyectos.
Auxílianos, en nuestros problemas cotidianos, en nuestras debilidades y deficiencias, en nuestras crisis y faltas personales, familiares y sociales.
Danos una fe fuerte y firme, como la tuya,
para que vivamos como buenos cristianos y honrados ciudadanos,
para que busquemos siempre el bien común de todos,
para que con nuestro trabajo hagamos un mundo más humano,
y así podamos vivir eso de "dominar la tierra", que más bien es "vivir respetándola".
Danos un corazón sensible y generoso, para no estar indiferentes ante las injusticias, las posibilidades para pocos, el maltrato a las personas y a la naturaleza.
Que, como Don Bosco, todos sintamos que Tú eres nuestra Madre, que nos guardas en el corazón, que nos tomas de la mano, y nos conduces a la Casa del Padre, que nos espera.
Amén.+