Miércoles 8 de febrero de 2023

Recomiendan a las parroquias cuidar sus tesoros artísticos

  • 13 de abril, 2012
  • Santiago de Compostela (España)
El arzobispado de Santiago de Compostela aconsejó a los párrocos y a los vecinos a que guarden en museos o centros similares los tesoros artísticos importantes que se conserven en las iglesias con el fin de evitar su deterioro o que sean sustraídos. Según explica el arzobispado, las piezas que se trasladen deberán reunir dos condiciones: que "no sean utilizadas para el culto" y que "no se pueda garantizar su mantenimiento adecuado".
Doná a AICA.org
El arzobispado de Santiago de Compostela aconsejó a los párrocos y a los vecinos a que guarden en museos o centros similares los tesoros artísticos importantes que se conserven en las iglesias con el fin de evitar su deterioro o que sean sustraídos. Según explica el arzobispado, las piezas que se trasladen deberán reunir dos condiciones: que "no sean utilizadas para el culto" y que "no se pueda garantizar su mantenimiento adecuado".

Las autoridades eclesiásticas son conscientes del apego que suelen tener los vecinos por las piezas que se guardan en los templos parroquiales y también de que a algunos de ellos podría no parecerles bien prescindir de ellas. Por eso, ven necesario desarrollar una labor de "concientización" que sirva para transmitir que la finalidad de la medida es salvaguardar esos objetos.

De momento, tampoco estaría claro cuál sería el destino de estas obras, si museos civiles o diocesanos, pero sí la intención de su protección.

Sugerencia policial
La Iglesia parece mostrarse así receptiva a una de las sugerencias realizadas por las fuerzas de seguridad y la Fiscalía Superior de Galicia que plantearon la elaboración de un protocolo, "Iglesia segura", destinado a minimizar la exposición de las obras de arte religiosas a la posibilidad de hurtos.

Los agentes aconsejaban que, en general, los objetos valiosos que no van a ser utilizados se guarden. Además, advertían que las piezas de "gran valor" a las que no fuese posible aplicar medidas de seguridad proporcionadas constituían un "alto factor de riesgo", por lo que conminaban a su sustitución por réplicas y que los originales se guardasen en lugares "debidamente protegidos", desde cajas de seguridad a museos.

Por otra parte el arzobispado plantea realizar cursos de reciclaje, para párrocos y colaboradores, para aprender cómo conservar el patrimonio. No solo con vistas a evitar posibles sustracciones, sino también para conseguir que las piezas se conserven en condiciones adecuadas.

Una de las primeras propuestas del protocolo "Iglesia Segura", la realización de un inventariado, está ya avanzada.

No obstante, para su elaboración la Iglesia descarta contar con la ayuda de voluntarios, como estaba previsto, ya que, argumenta, para catalogar las obras se requiere el trabajo de expertos.

Todas estas medidas de seguridad y prevención se incrementaron después del robo, ocurrido en julio del año pasado, del "Códice Calixtino", un manuscrito del siglo XII, que constituía una especie de guía para los peregrinos que hacían la Ruta Jacobea. Contiene consejos, descripciones del Camino y textos litúrgicos relacionados con el apóstol Santiago.

La policía sigue con las investigaciones y si bien todo apuntaría a que se trata de una banda organizada, especializada en el robo de obras de arte, aún no pudieron dar con la pieza robada.+