Viernes 12 de agosto de 2022

Que los musulmanes también garanticen la igualdad de los cristianos

  • 6 de diciembre, 2012
  • Harissa (Líbano)
La segunda Asamblea de Patriarcas y Obispos Católicos de Oriente Medio concluyó anoche, 5 de diciembre, en Harissa, con la aprobación de dos documentos en los que se condensa la solicitud pastoral de los jefes de la Iglesia Católica ante las urgencias, también políticas, sociales y humanitarias, experimentadas por los países árabes en el momento presente. Entre otras cosas, los Patriarcas y Obispos Católicos de Oriente Medio subrayan la necesidad urgente de encontrar una "solución justa y pacífica a la cuestión palestina", señalada como el origen de todos los conflictos de Oriente Medio, y hacen un llamamiento a los musulmanes a que contribuyan en la preservación de los derechos plenos de sus compatriotas cristianos, en el reconocimiento de una ciudadanía común y compartida.
Doná a AICA.org
La segunda Asamblea de Patriarcas y Obispos Católicos de Oriente Medio concluyó anoche, 5 de diciembre, en Harissa, con la aprobación de dos documentos en los que se condensa la solicitud pastoral de los jefes de la Iglesia Católica ante las urgencias, también políticas, sociales y humanitarias, experimentadas por los países árabes en el momento presente.

El primer documento, extenso y con numerosos artículos, ofrece sugerencias e indicaciones concretas a poner en práctica en todas las dimensiones de la vida individual y comunitaria, las enseñanzas contenidas en "Ecclesia in Medio Oriente", la exhortación apostólica post-sinodal que Benedicto XVI entregó a los Obispos de la región y a sus iglesias durante su reciente visita al Líbano.

Según la información recogida por la Agencia Fides, el segundo documento firmado por los participantes en la Asamblea de Harissa es un llamamiento a la comunidad internacional y a todas las personas de buena voluntad que se concentra en tres puntos clave.

Los Patriarcas y Obispos Católicos de Oriente Medio subrayan principalmente la necesidad urgente de encontrar finalmente una "solución justa y pacífica a la cuestión palestina", señalada como el origen de todos los conflictos de Oriente Medio.

El segundo punto es un llamamiento urgente a hacer todo lo posible para poner fin a los conflictos y la violencia que perturban la vida de los pueblos de la región, actuando caminos de reconciliación y de paz que garanticen a toda persona la libertad y la protección de su dignidad humana. El llamamiento hace referencia explícita a la situación en la maltratada Siria.

El tercer punto se centra en la difícil situación de los cristianos en las tierras del Oriente Medio. Se insta a los jefes de las iglesias a fortalecer la comunión y la plena cooperación para favorecer la permanencia y la continuidad de la presencia autóctona, activa y eficaz, de los cristianos en las sociedades árabes. El llamamiento en este punto se dirige también a los musulmanes que están llamados a contribuir en la preservación de los derechos plenos de sus compatriotas cristianos, en el reconocimiento de una ciudadanía común y compartida.

Ayer los participantes en la Asamblea de Harissa expresaron sus condolencias unánimemente por la muerte de Su Beatitud Ignacio IV Hazim, Patriarca greco-ortodoxo de Antioquía y de todo el Oriente, que murió en el hospital Saint Georges de Beirut a la edad de 91 años. Su Beatitud Bechara Boutros Rai, Patriarca de Antioquía de los Maronitas, en nombre de todos los Patriarcas y Obispos católicos en Harissa rindió homenaje a "la gran sabiduría y dedicación" con la que el Patriarca Hazim condujo durante 33 años su Iglesia.+