Lunes 26 de octubre de 2020

Proyecto sustentable de Cáritas Laferrere en un barrio periférico

  • 9 de enero, 2020
  • Gregorio de Laferrere (Buenos Aires) (AICA)
Proyecto "Cuidemos la casa común"

Cáritas Gregorio de Laferrere puso en marcha el proyecto “Cuidemos la casa común”, con el fin de renovar zonas del territorio diocesano que se encuentran en emergencia ecológica y social.



La iniciativa, que también busca generar conciencia y responsabilidad sobre el cuidado del medioambiente, se desarrolla en su primera etapa en el Barrio Nicole, de la localidad de Virrey del Pino, en el partido bonaerense de La Matanza.



El lugar elegido está ubicado en el kilómetro 35 de la ruta nacional 3 y a metros de un predio del Ceamse (Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado), donde ingresan los camiones recolectores con los residuos que se generan en el distrito matancero: entre 1.500 y 1.700 toneladas diarias.



“Si nosotros, los habitantes de La Matanza, empezamos a organizarnos y a corregir nuestros malos hábitos, estos camiones de basura van a empezar a disminuir y la ecología va a empezar a crecer”, expresó monseñor Gabriel Barba, obispo de Gregorio de Laferrere, en uno de los videos de difusión.



Más de 200 personas en la jornada inaugural

La jornada inaugural del proyecto tuvo lugar el pasado 2 de noviembre y la convocatoria reunió a más de 200 personas.



“Participaron las diferentes pastorales, grupos y movimientos de la diócesis, y también se sumaron los jóvenes de la diócesis de San Justo”, destacó Rosa Garzón, directora de Cáritas Laferrere.



Tras la misa presidida por monseñor Barba, hubo una charla a la luz de la encíclica Laudato si’, del papa Francisco en la que está inspirado el proyecto, a cargo de Sebastián Zalimben, de la Pastoral Social de Lomas de Zamora.



Posteriormente, se dio comienzo a la plantación de los árboles donados por la comunidad diocesana y por la municipalidad de La Matanza, y se realizó una recolección de residuos en el barrio para su posterior reciclaje, con la colaboración de la fundación Mano Abierta.



Durante la recolección se logró juntar más de 70 bolsas de residuos lo que significó menos basura no solo en el barrio sino también en la sede cercana del Ceamse.



Por la tarde se realizó un gesto misionero, en el que los participantes de la jornada entregaron semillas a los vecinos del barrio, invitándolos a ser parte del proyecto que la diócesis está comenzando.



El proyecto prevé seguir avanzando con nuevas actividades y capacitaciones, en articulación con el municipio local y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), entre ellas el desarrollo de huertas comunitarias para el sustento de los vecinos del barrio.



“Estamos convencidos de que, si aprendemos a hacer la huerta en la capilla, esta práctica se extenderá también a las casas”, subrayó Garzón.



Para conocer más sobre el proyecto “Cuidemos la casa común” o formar parte, enviar un correo electrónico a prensaobispadodelaferrere@gmail.com.+