Lunes 30 de noviembre de 2020

Primer Encuentro Arquidiocesano de Adoradores Eucarísticos en Santa Fe

  • 31 de julio, 2019
  • Santa Fe
Con la presencia de cerca de 700 participantes, se realizó el sábado 27 de julio en la parroquia Nuestra Señora de la Asunción, en la arquidiócesis de Santa Fe de la Vera Cruz, el primer Encuentro Arquidiocesano de Adoradores Eucarísticos.
En la parroquia Nuestra Señora de la Asunción, en la ciudad de San Jerónimo Norte, de la arquidiócesis de Santa Fe de la Vera Cruz, se realizó el 27 de julio el primer Encuentro Arquidiocesano de Adoradores Eucarísticos.

La actividad contó con la participación de cerca de 700 personas, entre sacerdotes y fieles, provenientes de la arquidiócesis local, las arquidiócesis de Córdoba y Paraná, y las diócesis de Rafaela, Reconquista, Comodoro Rivadavia y Gualeguaychú.

Entre los asistentes se encontraban miembros de comunidades que ya cuentan con una capilla de Adoración Eucarística y otros que aún no tienen. Actualmente hay alrededor de 20 capillas de Adoración Eucarística en la arquidiócesis santafesina.

[img]http://www.aica.org/subidas/6218.jpg[/img]

La apertura del Encuentro estuvo a cargo del párroco local, presbítero Jorge Juan Montini, y de monseñor Sergio Alfredo Fenoy, arzobispo anfitrión, quien resaltó tres palabras: "encuentro, comunión y misión". Al respecto, afirmó que "la adoración es una admirable experiencia de encuentro con el Señor que debe llevar a la comunión fraterna y manifestarse en el fervor misionero".

La jornada estuvo dirigida por el padre Patricio Hileman, fundador de los Misioneros de Nuestra Señora del Santísimo Sacramento. También acompañó el encuentro el laico Daniel Salvucci, misionero de la misma congregación.

Fue una jornada de entrega a Jesús con rezo del rosario eucarístico, misa, testimonios, charlas y catequesis de los misioneros, y finalizó con una Hora Santa con adoración al Santísimo Sacramento.

En una de las catequesis, el padre Patricio destacó que la adoración eucarística "es una gracia para estos tiempos, es un pedido de la Virgen, porque la misión de María es esa, llevarnos a Jesús para que comulguemos a Jesús, adoremos a Jesús y para que llevemos a Jesús a nuestros hermanos".+