Lunes 24 de enero de 2022

Primer día del Sínodo: "Una jornada emocionante y sentida"

  • 4 de octubre, 2018
  • Buenos Aires (AICA)
En el día de ayer, miércoles 3 de octubre, el papa Francisco dio inicio a la XV Asamblea del Sínodo de los Obispos, con el tema "La fe, los jóvenes y el discernimiento vocacional". El argentino Mariano Germán García, invitado a participar como auditor, expresó a AICA sus impresiones de la primera jornada de trabajo en Roma: "Fue un día de mucha esperanza", aseguró.
Doná a AICA.org
Comenzó el Roma la XV Asamblea del Sínodo de los Obispos, con el tema "La fe, los jóvenes y el discernimiento vocacional". Los obispos Eduardo Horacio García (San Justo), Carlos José Tissera (Quilmes), Ricardo Orlando Seirutti (auxiliar de Córdoba) y Dante Gustavo Braida (auxiliar de Mendoza), se encuentran representando a la Argentina como padres sinodales.

Además, Mariano Germán García, que participa en calidad de auditor, y Carina Iris Rossa, miembro del Consejo de Administración de la Fundación Pontificia Scholas Occurrentes, están participando como auditores. García conversó con AICA al finalizar la primera jornada de trabajo: "Fue un día de mucha esperanza", aseguró.

"Durante la jornada de hoy pudimos sentir y percibir la fuerza del Espíritu Santo, que sin dudas se hace presente y es quien ayuda a conducir todo para que podamos vivir la Iglesia que Jesús nos transmitió con su vida", manifestó.

García, quien fue responsable nacional de Pastoral de Juventud de la CEA durante los últimos tres años, definió la jornada como "muy hermosa y sentida, con momentos muy clave", en particular, destacó la participaron dos obispos de China, "momento muy importante, para la comunión de nuestra Iglesia". "A Francisco lo vimos muy bien, saludó uno por uno a todos los que estamos participando del Sínodo como auditores y nos alentó a poder hablar", afirmó.

Hasta el 28 de octubre se extenderá la participación de los auditores en el sínodo, junto a los padres sinodales. Ya se comenzó a trabajar en la primera parte del instrumento laboris: "Reconocer la condición juvenil", la cual "no sólo implica una visión sociológica y científica", explicó García, sino que significa "traer las vidas concretas en la cotidianeidad, de los chicos y chicas del mundo". Y aunque afirma que "es una ardua tarea", contarán con intervenciones, tanto de los padres sinodales como de los auditores, y espacios llamados círculos menores, en los que trabajarán en grupo para dialogar e intercambiar experiencias vitales de los chicos. "Debemos traer sus vidas para reconocerlas", indicó.

[img]http://www.aica.org/subidas/4543.jpg[/img]

De aquí en adelante, "hay muchas expectativas", aseguró, "hoy fue un día de mucha esperanza, porque hay una propuesta por parte de Francisco y apertura muy grande a repensar juntos nuestras prácticas pastorales". "Es un tiempo para pensar juntos una Iglesia que siga saliendo al encuentro de todos los jóvenes, lo cual también sirve para aplicarlo en toda la comunidad. Esto es un planteo como Iglesia", definió. "A su vez, toda esta tarea conlleva un desafió muy grande y un compromiso que tenemos que asumir".

Resumió las palabras más importantes del papa Bergoglio en "la deuda que la Iglesia tiene con los jóvenes, la falta de escucha, la cual trajo como consecuencia el alejamiento de muchos jóvenes". Lo más notorio del discurso de Francisco, indicó fue "la gran humildad que demostró al pedir perdón por la falta de escucha que hubo por parte de los miembros de la Iglesia".

El Papa invitó a quienes comenzaron el sínodo a tener "discernimiento de escucha en el diálogo y a hacer silencio", comentó García. "Para que este ejercicio lo podamos replicar en este tiempo nuevo como invitación para repensar nuevos modos de encuentro y salir a la escucha de los jóvenes", mencionó. "También nos dijo que seamos libres, que no nos guardemos nada, que digamos lo que pensamos, porque en el diálogo positivo está el poder crecer como comunidad, como hermanos y como Iglesia", recordó García.+