Miércoles 5 de octubre de 2022

Mons. Carrara animó a redescubrir el valor de la edad y los adultos mayores

  • 14 de agosto, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
Fue durante la presentación del libro "Los ancianos y la Biblia, lectura espiritual de la vejez", de Ambrogio Spreafico, Francesco Tedeschi y María Cristina Marazzi.
Doná a AICA.org

La Comunidad de Sant' Egidio presentó el jueves 11 de agosto, en la parroquia Santa Julia del barrio porteño de Caballito, el libro "Los ancianos y la Biblia, lectura espiritual de la vejez", escrito por Ambrogio Spreafico, Francesco Tedeschi y María Cristina Marazzi.

La presentación contó la con la presencia del obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Gustavo Oscar Carrara, y Marco Gallo, de la Comunidad de Sant' Egidio, miembros de dicha comunidad y distintos referentes del diálogo ecuménico.

En el inicio de la presentación, monseñor Carrara manifestó que el primer valor que tiene el libro es que "nos acerca a la Palabra de Dios. Y en este caso va recorriendo distintas figuras de ancianos y ancianas a lo largo del Antiguo y Nuevo Testamento”.

En esa línea, el prelado celebró que haya en la época actual tantos adultos mayores, gracias al avance de la ciencia, de la medicina, del cuidado de las personas, pero a la vez “en nuestro mundo actual aparece la duda sobre los ancianos, no se los valora lo suficiente”, advirtió, y más si entramos en la lógica del Dios dinero: "Como ya no producen, se van tornando una carga”.

En contraposición a esa mirada o concepción generalizada que las sociedades actuales tienen sobre los abuelos, “la mirada que nos da la palabra de Dios acerca de la edad, del adulto mayor, de los ancianos, es totalmente distinta”, aclaró.

Monseñor Carrara explicó que el libro tiene además “la virtud de poner en diálogo eso que vive el adulto mayor, el anciano y la anciana, con lo que viven hoy los abuelos y las abuelas. Eso también es una riqueza”. “La publicación propone en varios pasajes el diálogo entre las generaciones, los puentes entre los jóvenes, los niños y los adultos mayores”, dijo el obispo.

Finalmente, alentó a poder hacer “una lectura meditada, rumeada, de un capítulo por día y también en un ámbito de oración, de meditación y sobre todo de vuelta a la Palabra de Dios.+