Jueves 2 de diciembre de 2021

Por la ola de contagios, la fiesta del Señor de Mailín será virtual

  • 12 de abril, 2021
  • Santiago del Estero (AICA)
El obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM, emitió un comunicado ante la suspensión de la fiesta de Nuestro Señor de los Milagros de Mailín.
Doná a AICA.org

El obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM, se dirigió a los peregrinos y devotos de Nuestro Señor de los Milagros de Mailín, con un comunicado en el que explica que, debido al nuevo pico de contagios de Covid-19, se suspenden las celebraciones tradicionales.

“Con la Pascua se acerca, como todos los años, nuestra muy querida y esperada Solemnidad del Señor de los Milagros de Mailín. Desde muchos lugares y destinos, diversos grupos, seguramente están pensando y organizando su peregrinación a Mailín”, expresó el obispo. “En tiempos normales, fuera de esta pandemia que nos atraviesa, los Responsables Pastorales del Santuario junto con los Servidores, las Autoridades de la Provincia, el mismo pueblo de Mailin estarían en estos momentos organizando todo para recibir los miles de peregrinos de nuestra Provincia y los que vienen de distintos puntos del país”.

Sin embargo, dadas las circunstancias que estamos viviendo, en plena pandemia, afectados por este mal, y luego de varias reuniones con el Ministro del Gobierno de la Provincia, para evaluar  la situación y buscando alternativas para nuestro encuentro, el obispo expresó: “Lamentablemente y con preocupación lo debo decir, en estos días se está dando un nuevo pico de contagios en todo el país. Como consecuencia y para contener la situación se anunciaron nuevas restricciones de circulación y protocolos de eventuales encuentros celebrativos de nuestra fe”.

“Hemos esperando algunos días para ver la evolución de los acontecimientos: no hay buenas perspectivas para volver a congregarnos masivamente en torno a la Imagen Milagrosa del Señor. Todo tipo de aglomeración es ocasión propicia de masivos contagios del virus. Si bien desde el comienzo de la pandemia nos venimos rigiendo como Iglesia, con protocolos para este tipo de encuentros y celebraciones, ahora y teniendo en cuenta los elevados números de contagios debemos intensificar los cuidados para que este mal no se extienda tanto”, detalló.

“Considerando todo esto, por sugerencia y mandato del Gobierno de la provincia, a través del COE (Comité de Emergencia) y en diálogo con los demás actores de la fiesta, garantes de la fiesta litúrgica, como así también con los responsables del Santuario de Nuestro Señor de Mailín, la diócesis de Santiago del Estero resuelve suspender las celebraciones tradicionales en honor del Señor de los Milagros”, previstas para los días 13 al 16 de mayo, anunció.

En su lugar, explicó, “habrá alguna celebración más pequeña, con muy poca gente, respetando los protocolos de la provincia, tal como lo hicimos en el año 2020”.

“Sé que para muchísimos es un verdadero dolor y desazón no poder llegar al Santuario. Pero debemos ser respetuosos de la vida propia y de la de los demás. Somos hermanos y debemos cuidarnos unos a otros”, animó, y anticipó que las distintas comisiones ya están organizando las celebraciones a modo virtual para celebrar al Señor en los hogares y comunidades. 

“Una vez más el Señor quiere llegar a sus Hogares para bendecirlos y renovarlos con su Gracia, su misericordia y su paz. Quiere darles vida y fortaleza en medio de las crisis que estamos atravesando: llevando nuestra cruz y siendo los Cireneos que carguemos la cruz de los demás: sirviendo, alentando, ayudando y compartiendo el sufrimiento de muchos hermanos y hermanas”, aseguró el prelado.

“Nuestra presencia junto al Señor de los Milagros es una ocasión única para orar juntos, escuchar la Palabra de Dios, compartir la fe y animarnos en nuestro seguimiento de Jesús, para renovar nuestro compromiso de ser servidores de la vida, en particular de la vida más frágil y amenazada, gestores de fraternidad, mensajeros de la justicia y la paz en todos los ambientes. Todo esto lo podremos hacer desde nuestros hogares y en comunidad”, aseguró.

“No perdamos la esperanza. El Señor de Mailín está en medio de nosotros, siempre nos espera: Él nos ama entrañablemente y nos pide especialmente en este tiempo, que nos cuidemos unos a otros como hermanos”, concluyó.+