Martes 16 de agosto de 2022

"Peregrinos de la esperanza", presentan el Logo del Jubileo de 2025

  • 29 de junio, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El presidente del Dicasterio para la Promoción de la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella, presentó el Logo Oficial del Jubileo 2025.
Doná a AICA.org

“Que el Jubileo sea un verdadero acontecimiento eclesial capaz de sostener la fe y ser un estímulo para la evangelización”, dijo monseñor Rino Fisichella al presentar el Logo Oficial del Jubileo 2025, que se celebrará, precisamente, con el lema “Peregrinos de la esperanza”. 

Durante la rueda de prensa, en el Aula Regia del Palacio Apostólico del Vaticano, acudieron -además de monseñor Fisichella-, el Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin; el autor del logo y otras personalidades como el Ministro del Turismo Italiano, Massimo Garavaglia y el presidente de la Región del Lacio, Nicola Zingaretti.

Antes de comenzar la conferencia, el cardenal Pietro Parolin animó a tener “la mirada fija en la esperanza” ante la llegada del próximo Año Jubilar y recordó las palabras del papa Francisco, quien defendió que “debemos hacer todo lo posible para que cada uno tenga la fuerza y la certeza de mirar al futuro con ánimo”.

Por su parte, monseñor Fisichella aseguró que “la fragilidad experimentada en estos últimos años, junto a la guerra, nos muestran un futuro incierto”. 

Por ello, destacó la “urgencia de vivir el Jubileo a la luz de la esperanza” y que este acontecimieto se convierta en un encuentro de todos los peregrinos “de cualquier color y raza”.

También recordó la invitación del Santo Padre a la preparación mediante la oración para el Año Jubilar y explicó a los periodistas que en el concurso del diseño del logo se presentaron 249 propuestas de 213 ciudades de 48 países diferentes. 

La edad de los concursantes se encontraba entre los 6 y 83 años y entre los jueces hubo expertos en arte que valoraron tanto el mensaje pastoral como el estético. 

De todas las propuestas, se presentó al papa Francisco tres de ellas, y “tras una decisión difícil”, el Santo Padre eligió la definitiva. 

El autor del logo, Giacomo Travisani, aseguró que “tuvo una inspiración” y que rápidamente se imaginó a gente de todos los colores, nacionales y lugares. 

“Quise darle dinamismo a la imagen”, aseguró, y explicó que utilizó el “rojo por el color del amor, el naranja como representante del calor humano, el verde de la paz y el equilibrio y el azul como el color de la seguridad”.

Según explicaron los ponentes, el logo representa cuatro figuras estilizadas para indicar la humanidad que proviene de los cuatro puntos cardinales, que se abrazan para señalar “la fraternidad que debe unir a los pueblos”. Además, la primera de ellas está agarrada a una Cruz “como símbolo de fe y esperanza”.

Bajo estas figuras se encuentran las olas que indican que “la peregrinación de la vida no siempre se mueve en aguas tranquilas”.

Ante estas dificultades, la parte inferior de la Cruz se prolonga en forma de ancla, “que impone el movimiento de las olas”.

El logo resalta también que “el camino del peregrino no es un camino individual, sino comunitario, con un movimiento que tiene cada vez más hacia la Cruz”.

Asimismo, la Cruz se inclina hacia la humanidad, “sale a su encuentro y no la deja sola, ofreciéndole la certeza de la presencia y la seguridad de la esperanza”.

Por último, el lema del Jubileo, “peregrinos de la esperanza”, rodea la imagen en color verde.

Dos años faltan para el Jubileo, y, tal como pidió el papa Francisco, el 2023 estará dedicado “a repasar los temas fundamentales de las cuatro Constituciones conciliares para que la Iglesia respire de nuevo la enseñanza profunda y actual producida por el Vaticano II, cuyo 60° aniversario de su apertura se celebrará el 11 de octubre”, explicó monseñor Fisichella. Para ello se encuentran en preparación “una serie de subsidios ligeros, escritos en un lenguaje cautivador”, para que “quien no recuerde el acontecimiento, tenga curiosidad y se adentre en el contenido del Concilio para descubrir el anhelo innovador que permitió a la Iglesia entrar con conciencia en el tercer milenio de su historia”.

El 2024, por su parte, será “un año dedicado a la oración” para crear un contexto favorable al Jubileo y permitir a los peregrinos prepararse para este acontecimiento que es, ante todo, “espiritual”.

Oportunamente, se anunciarán los eventos específicos que acompañarán estos dos años para tener un primer esquema preparatorio y se activará en pleno, ya en los próximos meses y enriquecida por las aportaciones, la página oficial del Jubileo.

El Logo certifica oficialmente las iniciativas, los proyectos, las comunicaciones y los actos que se propondrán para la preparación y celebración del Jubileo 2025. Podrá ser utilizado por todas las comunidades de forma gratuita exclusivamente para las iniciativas de carácter pastoral sin fines de lucro, mientras que el uso del Logo con fines comerciales a nivel nacional o internacional está sujeto a derechos de autor (copyright) y es administrado por el dicasterio.+