Sábado 4 de diciembre de 2021

Patriarca Sako: "El largo y fatigoso camino hacia una paz y seguridad duraderas"

  • 14 de julio, 2017
  • Mosul (Irak)
El primado de la Iglesia caldea, Mar Louis Raphael Sako, agradeció los esfuerzos del ejército iraquí y de las milicias curdas que lograron la liberación de Mosul, ex bastión del Califato, pero advirtió que el camino que llevará a "la paz y seguridad duradera", como al fin de la ideología yihadista, es "largo y fatigoso".
Doná a AICA.org
El primado de la Iglesia caldea, Mar Louis Raphael Sako, agradeció los esfuerzos del ejército iraquí y de las milicias curdas que lograron la liberación de Mosul, ex bastión del Califato, pero advirtió que el camino que llevará a "la paz y seguridad duradera", como al fin de la ideología yihadista, es "largo y fatigoso".

El patriarca pidió a los iraquíes y en particular, a los cristianos una "nueva conciencia" para evitar un "ulterior declino, división y fragmentación del pasado". A la comunidad cristiana "más antigua del mundo" monseñor Sako, les pidió un esfuerzo común para "reconstruir casas e infraestructuras para facilitar "el retorno de los que se fueron".

El prelado alentó a la creación de "pequeños equipos" de unas diez personas, que obren en nombre y en representación de los cristianos, trabajando con un espíritu de equipo, tanto en Patria como en el extranjero y también la creación de una estructura central que sepa responder a las necesidades de los cristianos y sus aspiraciones.

Por su parte también el premier iraquí Haider al-Abadi, en su primera visita a Mosul, después de la liberación, se encontró con una delegación de cristianos originarios de la ciudad y de la llanura del Nínive a los que señaló que "nuestra ambición" es que todos los evacuados y los "hijos de todas las religiones, nacionalidades y credos puedan volver", sobre todo "nuestros hermanos cristianos".

"Nuestra respuesta natural a Daesh será la de vivir juntos", agregó, recordando que nuestra diversidad es una fuente de orgullo y debe ser "preservada para hacer vano el proyecto de Daesh, que quería imponer a los iraquíes un único color" y romper una "unidad que se formó en los milenios". Nuestra tarea concluyó, es la de "proteger a los ciudadanos y dar a ellos los servicios prescindiendo de su pertenencia étnica o religiosa, combatiendo toda discriminación y favoreciendo la convivencia entre los hijos de Nínive", concluyó Abadi.+