Sábado 5 de diciembre de 2020

Paraguay: Sacerdote argentino funda el primer centro de reinserción social para jóvenes infractores de la ley

  • 18 de abril, 2017
  • Asunción (Paraguay) (AICA)
Por iniciativa del sacerdote argentino, padre Pedro Kühlcke, del Movimiento de Schoenstatt, se dio inicio a la Casa Madre de Tupãrenda (CMT), en Asunción, Paraguay, un centro de formación para jóvenes infractores de la ley en rehabilitación. Allí se prepara a jóvenes en la batalla contra las drogas y la delincuencia, a que tengan un oficio y si así lo desean y con la ayuda del padre y voluntarios, se los acerca a la vida de fe y a los sacramentos.
Por iniciativa del sacerdote argentino, padre Pedro Kühlcke, del Movimiento de Schoenstatt, se dio inicio a la Casa Madre de Tupãrenda (CMT), en Asunción, Paraguay, un centro de formación para jóvenes infractores de la ley en rehabilitación. Allí se prepara a jóvenes en la batalla contra las drogas y la delincuencia, a que tengan un oficio y si así lo desean y con la ayuda de padre y voluntarios, se los acerca a la vida de fe y a los sacramentos.

El padre Pedro Kühlcke contó cómo surgió la inquietud de dar vida a este Centro: "Nos encontramos con jóvenes que provienen casi todos ellos de entornos muy difíciles: familias disfuncionales, pobreza y miseria, violencia, abandono, abuso; con consecuencias más difíciles todavía como vivir en la calle, caer en la drogadicción, la delincuencia, etc. Pero también descubrimos que muchos de ellos, en la misma cárcel, buscan un cambio para sus vidas".

"Cuando les llega el anhelado momento de salir en libertad, continuó el padre Pedro- se van con mucha ilusión y esperanza. Pero con dolor descubrimos que muchos, al poco tiempo de salir, ingresan de nuevo a la cárcel: por no cumplir sus medidas alternativas, por reincidir, por no conseguir trabajo, por volver a las drogas. Pero en el fondo, muchas veces es por no encontrar un real apoyo "afuera" para seguir su proceso de cambio".

"Fue así como con el equipo de la Pastoral carcelaria nos empezamos a cuestionar esa realidad, y empezamos a soñar: Estamos acompañando a los adolescentes muy de cerca dentro de la cárcel, pero ¿qué podemos hacer para seguir acompañándolos cuando salen en libertad? ¿Será que Dios nos quiere usar para brindarles el apoyo que necesitan para una vida más digna, con estudios, formación, trabajo? ¿Será que María quiere tener en el terreno de su Santuario de Tupãrenda mismo una casa donde abrazarlos y educarlos para esa nueva vida? ¿Será que hay jóvenes que van a lograr romper el círculo vicioso de falta de oportunidades, calle, droga, delito y cárcel?", explicó el sacerdote argentino.

Los cuestionamientos que se hicieron tuvieron su respuesta en la Casa Madre de Tupãrenda que fue inaugurada en agosto de 2016, en el Año de la Misericordia.

El pasado 21 de marzo, 7 jóvenes de la Casa recibieron sus sacramentos. Vestidos con camisa blanca y acompañados de las personas que los apoyaron, pudieron bautizarse, confesarse o recibir su primera comunión y confirmación. Participó de la ceremonia monseñor Joaquín Robledo, obispo de San Lorenzo, Ana María Mendoza de Acha, presidenta de Fundaprova, entidad legal detrás de la Casa Madre de Tupãrenda, junto a otros miembros de Fundaprova, además del sacerdote, la catequista, los instructores, voluntarios y una periodista.

Todo el Santuario de Schoenstatt de Tupãrenda se vistió de fiesta para la ocasión y se realizó una gran celebración por ellos. "Estamos dentro de un milagro, podemos tocar con nuestros manos un milagro", comentó Ani Souberlich, directora de la Casa Madre de Tupãrenda.

La visita del obispo fue ocasión para que conociera las instalaciones, la casa y las salas donde aprenden los distintos oficios, como la panadería. Martín, uno de los participantes de los talleres, explicó por qué en la Casa todas las paredes están pintadas de blanco. "Es la primera vez que estoy en una casa con paredes blancas. Antes todo era oscuro. Blanco es el color de la paz y de la tranquilidad, es lo que me hace tan bien. Quiero paz y tranquilidad, y la Casa Madre de Tupãrenda me lo da", expresó el joven.+


Campaña Donación AICA