Lunes 4 de julio de 2022

Pakistán: Reclaman garantías legales para proteger la libertad religiosa

  • 25 de marzo, 2022
  • Karachi (Pakistán) (AICA)
Piden al gobierno que revise el proyecto de ley contra las conversiones forzadas y lo presente a la Asamblea Legislativa Nacional.
Doná a AICA.org

Las conversiones forzadas al Islam amenazan la libertad de culto y el pluralismo religioso en Pakistán, por lo que es urgente introducir garantías legales y administrativas para hacer frente a los delitos relacionados con las conversiones forzadas, los matrimonios infantiles y los abusos contra las mujeres en Pakistán.

Estas son las reivindicaciones planteadas en la reciente reunión titulada "Break the Bias", (Romper los prejuicios) celebrada en Karachi en los últimos días, organizada por la ONG "Voice for Justice" (VFJ), comprometida con la protección de los derechos humanos, la igualdad de derechos y la libertad religiosa.

Tal como informó la agencia Fides, Nuzhat Shirin, presidenta de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de Sindh, declaró: “Es alentador que el Tribunal Superior de Islamabad haya declarado ilegal el matrimonio de menores de 18 años. La elevada incidencia de los matrimonios precoces en Pakistán se puede atribuir a la pobreza, las normas sociales, las tradiciones y costumbres y las percepciones religiosas erróneas. Además, el Tribunal Federal de la Sharia también ha dictaminado que fijar una edad mínima legal para el matrimonio no es un acto contrario al Islam, lo que allana el camino para la abolición de los matrimonios de menores de 18 años en el país”.

La sociedad civil pide al gobierno que revise el proyecto de ley contra las conversiones forzadas y lo presente a la Asamblea Legislativa Nacional. Ghazala Shafique, una mujer cristiana reconocida por su compromiso con la defensa de los derechos de las mujeres, declaró: “La cuestión de las conversiones forzadas al Islam debe presentarse como una cuestión de derechos humanos, no sólo como una cuestión religiosa”.

Naghma Shaikh, también activista de los derechos de la mujer, afirmó: “La falta de aplicación de la ley vigente sigue siendo un grave obstáculo. Es lamentable que los autores de estos actos gocen a menudo de impunidad por sus crímenes”. 

Según Seemi Emmanuel, “la incapacidad del Estado para aplicar y hacer cumplir las leyes existentes sobre secuestros, matrimonios precoces y matrimonios forzados es evidente, especialmente cuando las víctimas pertenecen a comunidades religiosas minoritarias”. 

Humayun Waqas, promotor de los Derechos Humanos, recordó a la Agencia Fides: “Los ciudadanos tienen garantizado el derecho a la libertad religiosa en el artículo 20 de la Constitución de Pakistán; es ilegal e inmoral obligarles a cambiar de fe mediante amenazas, coacciones o manipulaciones”.

Joseph Jansen, presidente de VFJ, manifestó que “la ausencia de una respuesta institucional adecuada fomenta el fenómeno de las conversiones y los matrimonios forzados, especialmente contra las mujeres de las minorías religiosas”.

Para ello, VFJ pide al gobierno que adopte acciones para la protección, promoción y respeto de los derechos de las minorías; que presente un proyecto de ley en las asambleas federal y provinciales para garantizar que la edad mínima para contraer matrimonio se fije en 18 años. Además, pide que se cree un comité de expertos para revisar el proyecto de ley que se introduzcan garantías contra las conversiones religiosas forzadas.

La ONG también señala que es necesario promover una campaña para educar a la opinión pública a fin de que apoye el proyecto de ley contra las conversiones forzadas y trabajar para garantizar que las sentencias judiciales sobre el fenómeno de las conversiones forzadas y el matrimonio forzado sean independientes, imparciales y oportunas, llevando a los culpables ante la justicia. Estas medidas, dice VFJ, forman parte de la defensa y promoción de los derechos de la mujer en Pakistán.+