Miércoles 16 de junio de 2021

Padre "Pepe" Di Paola: "Se quiere achicar el mensaje de Francisco, porque es un mensaje que interpela"

  • 25 de enero, 2017
  • Buenos Aires (AICA)
La segunda entrega de L'Osservatore Romano para la Argentina salió a las calles el pasado sábado 21 de enero, y reunió en sus páginas la carta abierta del papa Francisco a los jóvenes del mundo, escrita con motivo del sínodo de los obispos por celebrarse en octubre de 2018. una reflexión del pontífice sobre el valor de la esperanza y una entrevista al presbítero José María "Pepe" Di Paola, en la que el sacerdote aborda su relación con el Santo Padre, entre otros temas.
Doná a AICA.org
Con la tirada del sábado 21 de enero del diario Perfil, salió a las calles la segunda entrega de la versión argentina de L?Osservatore Romano, que incluye la carta del papa Francisco a los jóvenes del mundo, escrita con motivo del sínodo de los obispos sobre el tema de la juventud que se celebrará en octubre de 2018; una reflexión del pontífice sobre el valor de la esperanza y una entrevista al presbítero José María "Pepe" Di Paola. En diálogo con L?Osservatore Romano, el "cura villero" detalló su relación con Francisco, su padre espiritual, que "le salvó la vida" cuando, con Bergoglio al frente del arzobispado de Buenos Aires, fue amenazado de muerte por narcotraficantes.

Al ser consultado sobre las claves para comprender la palabra y la misión propuesta por Francisco, el padre Pepe destacó que la mirada que hoy tiene el Papa sobre la Iglesia, el sacerdocio, el mundo, la pobreza, no es novedad para quienes lo conocen y lo aprecian como "padre espiritual", puesto que es la misma visión que tenía cuando desarrollaba su labor pastoral al frente del arzobispado de Buenos Aires.

El "cura villero", describió a Francisco como "una persona muy espiritual, muy sólida en lo que piensa", con bases serias y profundas: "Se ha potenciado y se transmite al mundo de una manera clara y contundente que produce una aceptación muy grande en la gente, fundamentalmente en los pobres, la gente común, la gente sencilla de la Iglesia y aun en las que se habían ido de ella", aseguró.

"Yo siempre digo que él no miró a Buenos Aires desde la Plaza de Mayo que era el lugar donde vivía, sino que él miraba a Buenos Aires desde la periferia", sostuvo el sacerdote, recordando las ocasiones en que, como arzobispo, Bergoglio se refería a "la liviandad con que Buenos Aires miraba al pobre".

"Por muchos años que a mí me tocó estar en la Villa, ningún funcionario nos visitó. Ningún medio de comunicación fue a las Villas. Y de pronto la única persona que iba caminando los barrios y visitando las familias, que reemplazaba a los curas cuando estaban enfermos era Bergoglio", enfatizó, reconociendo en esos antiguos gestos el germen de un pontificado en el que se tienen en cuenta la pobreza, la marginalidad, las migraciones, la infancia y la juventud hipotecada por la droga y la violencia.

"Francisco les está hablando del Evangelio"
En cuanto a las apreciaciones de tinte político que suelen hacerse de la palabra del Papa, el padre Pepe consideró que "se quiere achicar el mensaje, porque es un mensaje que te interpela", y explicó que "al ser un mensaje que te interpela y que te debe provocar una respuesta es preferible marginarlo. Y yo lo puedo marginar diciendo que está diciendo una tontería o que tiene que ver con su propia ideología y no con un mensaje que contiene lo que un Papa o la Iglesia debe decir".

"Francisco les está hablando del Evangelio. Entonces se ponen mal porque perdona a una persona que lo ofendió todo el tiempo que estuvo en Buenos Aires. Se ofenden porque regala un rosario a una persona que está en la cárcel. Él tiene una gran preocupación por toda la problemática carcelaria, principalmente en Latinoamérica. Es una marca de su papado en todo el mundo, a la luz de su experiencia aquí con todo lo que tiene que ver con el trato de la cárcel y la delincuencia juvenil", detalló el presbítero Di Paola, atribuyendo a Francisco una "mirada macro", que le permite ver "un poquito más allá".

Francisco y el problema de las adicciones
Al referirse al problema de las drogas en las villas, consideró importante la propuesta de "trabajo positivo", que implica la adhesión de los niños, adolescentes y jóvenes a los valores cristianos. Desde esta mirada, afirmó el párroco de San Juan Bosco, de Villa La Cárcova, el Papa ve la cárcel "como un eslabón de una guerra perdida".

El sacerdote reconoció que Francisco "es uno de los pocos o el único líder mundial" que está poniendo el tema de la lucha contra las drogas en los primeros lugares, siendo el único que lo pone en su agenda de forma permanente, porque "está velando por la salud del ser humano desde la infancia, tratando que desarrolle sus capacidades como Dios se las ha regalado a cada uno con sus dones y vea el narcotráfico como una contracara, como aquel que lo viene a destruir".

El Papa argentino
"¿Será que nadie es profeta en su tierra?", planteó el padre Pepe al identificar que en la Argentina "no tomamos conciencia de que tenemos delante de nosotros un argentino que para el resto del mundo es un referente", y del momento espiritual que estamos atravesando: "Tenemos el líder espiritual más importante del mundo que es de nuestra tierra y está transmitiendo un mensaje lleno de sabiduría. ¿Qué hacemos escuchando otras cosas o mirando para otro lado?", interrogó, atribuyendo a los medios la responsabilidad de tomar el mensaje de Francisco y transmitirlo "con una orientación que hace que se pierda el espíritu de sabiduría de sus actos y sus palabras".

"Espero que realmente aprovechemos este medio que es L?Osservatore para conectarnos espiritualmente con el Papa, con su pensamiento y su palabra. Porque estamos hablando de que siempre tuvimos un guía espiritual en la Iglesia de otro país lejano y hoy tenemos un Papa que es de nuestra tierra. Entonces, desaprovechar esta oportunidad es de tontos", concluyó.

El texto completo de la entrevista se puede leer aquí.+