Martes 20 de abril de 2021

Obispos mexicanos llaman a humanizar la educación durante la pandemia

  • 10 de febrero, 2021
  • Ciudad de México (AICA)
El episcopado azteca alienta una alianza creativa de la comunidad educativa y proponer tres estrategias para alcanzar ese objetivo en este tiempo de crisis sociosanitaria.
Doná a AICA.org

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dirigió un mensaje a la comunidad educativa del país en el que llaman a humanizar la educación en este tiempo de crisis sociosanitaria y proponen tres estrategias para alcanzar ese objetivo.

En el mensaje titulado “Procurar el bien posible de todos, especialmente de los más vulnerables; es decir, las niñas, niños, adolescentes y jóvenes”, los obispos mexicanos recordaron que la educación es, antes que nada, un “acto de amor” que implica la transmisión libre y generosa de los valores más propiamente humanos: la verdad, la bondad, la belleza, la unidad y la paz.

La CEM insistió en que es urgente humanizar la educación en el actual contexto de pandemia, al lamentar que actores del sector sólo se hayan quedado en los planes y programas, de dispositivos y tareas, dando prioridad a lo organizacional, a lo funcional e institucional.

“Se han olvidado de poner a la persona concreta al centro, con todas sus dimensiones, por lo que es imperativo dedicar tiempo, confiar en ellos, compartir la vida”, subrayó.

En sintonía con el llamado del papa Francisco, los obispos mexicanos instaron a mantener el cuidado integral de los alumnos, “vinculando solidaridades y profundizando una alianza entre familias, docentes, directivos y estudiantes, con amplia creatividad y generosidad”.

En este sentido, la CEM presentó tres propuestas concretas para cumplir con este objetivo:

  • Buscar medidas posibles para salir al encuentro y hacer vigoroso el compromiso del cuidado de niñas, niños, adolescentes y jóvenes
  • Encontrar la manera de articular un regreso a la escuela, de manera híbrida
  • Promover estrategias sanitarias y educativas con “caminos compatibles y coordinados”

Por último, los obispos mexicano destacaron que “solo contemplando al Divino Maestro, podremos dejarnos impregnar de Su decidida entrega en bien de toda la humanidad, sin exclusión, descarte o discriminación alguna”.+