Sábado 20 de julio de 2024

Obispos estadounidenses piden atender la crisis migratoria en la frontera con México

  • 14 de diciembre, 2022
  • Ciudad Juárez (México) (AICA)
Ante la llegada de miles de personas, la USCCB pidió al gobierno desplegar la infraestructura para brindar la ayuda humanitaria necesaria y recuerdan el derecho natural a la migración.
Doná a AICA.org

El Comité sobre Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) pidió al gobierno estadounidense atender la crisis migratoria en la frontera con México; y es que el fin de semana se supo del cruce, por el bajo caudal del Río Bravo, de un millar de migrantes procedentes de Nicaragua, Haití, Perú y Venezuela.

Estas personas llegaron a Ciudad Juárez (México), y a El Paso (Estados Unidos), donde se entregaron a la Patrulla Fronteriza para solicitar asilo en los Estados Unidos, puesto que el 21 de diciembre se estarán cancelando las deportaciones por el Título 42, que impide la entrada a ese país por razones sanitarias como la pandemia.

En ese contexto, el presidente del Comité Episcopal de Migración de la USCCB, monseñor Mark J. Seitz, obispo de El Paso, aseveró que cuando se habla del tema de la inmigración, “estamos abordando fundamentalmente el movimiento de las personas: personas humanas creadas a imagen y semejanza de Dios, cada una de ellas un hermano o hermana para todos nosotros”.

"Desafortunadamente -dijo el obispo- esta verdad a menudo es oscurecida por la retórica política, el alarmismo y la hipérbole. Nuestra Señora de Guadalupe nos señala hacia un mejor camino, uno que en última instancia conduce a la reconciliación”.

Monseñor Seitz aseguró que “los obispos de los Estados Unidos continúan afirmando el derecho natural a la migración, equilibrado con el derecho soberano de los países a mantener sus fronteras, así como sus obligaciones de proporcionar procesos humanos para los recién llegados”.

“El tiempo, los recursos y la voluntad política se gastan mejor perfeccionando las estructurales en nuestro sistema de inmigración. En un momento en el que estamos siendo testigos de la llegada de un mayor número de familias e individuos a nuestra frontera con México, hacemos un llamado a las autoridades federales para que levanten la infraestructura crítica para satisfacer sus necesidades humanitarias”, sostuvo.

“Durante esta temporada de Adviento, estos recién llegados son signos visibles de Cristo entre nosotros. Reunámonos en este momento no con políticas de exclusión e indiferencia, sino con un espíritu de compasión y generosidad. Prometemos nuestro apoyo y cooperación para hacer frente a estos desafíos”, expresó.

Finalmente, el prelado estadounidense hizo un llamado, tanto a los católicos como a las personas de fe, a rezar “para que a través de la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe podamos consolar a los obligados a abandonar sus hogares, y que Nuestra Señora sea una guía para todos a los que se les confía la responsabilidad de liderazgo”.+