Sábado 29 de enero de 2022

Obispos del Congo: "La violencia contra las mujeres es un crimen contra la humanidad"

  • 28 de noviembre, 2014
  • Kinshasa (Congo)
"En nuestro país, presa de rebeliones sin fin, las mujeres y los niños son las primeras víctimas de esta barbarie humana", escriben los obispos de la República Democrática del Congo en un mensaje para la Jornada Mundial por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebró el pasado 25 de noviembre. "La protección de las mujeres significa la protección de la nación", afirma el mensaje.
Doná a AICA.org
"En nuestro país, presa de rebeliones sin fin, las mujeres y los niños son las primeras víctimas de esta barbarie humana", escriben los obispos de la República Democrática del Congo en un mensaje para la Jornada Mundial por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebró el pasado 25 de noviembre.

"La violencia contra las mujeres -continúa el documento difundido por la Agencia Fides- es una violación de los derechos humanos y provoca graves consecuencias, ya que puede evitar los avances en algunas áreas, tales como la eliminación de la pobreza, la estabilidad de las familias, la paz, la seguridad y la lucha contra el SIDA".

"La protección de las mujeres significa la protección de la nación", afirma el mensaje. "Como madre, la mujer contribuye al desarrollo y florecimiento de una nueva sociedad". "Nuestro país, además de los esfuerzos ya realizados en este campo, sobre todo tiene que apoyar a las mujeres y acompañarlas en su lucha por el establecimiento de una sociedad donde sus derechos no sólo sean reconocidos sino que además se actúen efectivamente" concluyen los Obispos.

"Las mujeres son un blanco de la guerra que se prolongó durante 20 años en la República Democrática del Congo", explicó a la Agencia Fides la Hermana Teresina Caffi, de las Misioneras de María, que trabaja en Bukavu, capital de Kivu del Sur.

"Las violaciones son una manera de destruir a un pueblo. No se trata de que un solo soldado, presa de los instintos más brutales, viola a una joven, sino que se trata de un uso sistemático de la violencia sexual para destruir al pueblo psicológicamente", decía la misionera.

"Cuando las mujeres son violadas en presencia de los niños o se obliga a los miembros de la misma familia al incesto, se trata de actos deliberados para destruir la humanidad de las personas. Tenemos que ayudar a difundir el reciente informe de la ONU denunciando estos hechos".+