Viernes 17 de septiembre de 2021

Obispos argentinos condenaron la "crueldad" de los atentados en Barcelona

  • 18 de agosto, 2017
  • Buenos Aires (AICA)
Los obispos argentinos hicieron llegar su cercanía fraterna y acompañamiento ante "la crueldad" de los atentados terroristas perpetrados en Barcelona, sumaron sus voces para "condenar toda forma de violencia terrorista" y pidieron a Dios que "derrame su paz en toda la humanidad para que limpie de nuestros corazones cualquier forma de odio y autoritarismo".
Doná a AICA.org
Los obispos argentinos hicieron llegar su cercanía fraterna y acompañamiento ante "la crueldad" de los atentados terroristas perpetrados en Barcelona, sumaron sus voces para "condenar toda forma de violencia terrorista" y pidieron a Dios que "derrame su paz en toda la humanidad para que limpie de nuestros corazones cualquier forma de odio y autoritarismo".

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) lo hizo a través de una carta remitida al arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella Omella.

Los obispos también enviaron sus condolencias a los familiares de las personas que han perdido su vida y aseguraron sus oraciones por "todas las víctimas, heridos y el pueblo en general, que sufre ante este hecho".

Firman el comunicado monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y presidente de la CEA, y monseñor Carlos Humberto Malfa, obispo de Chascomús y secretario general de la CEA.

Texto de la carta
Los obispos argentinos y la Iglesia que peregrina en este país queremos hacer llegar nuestra cercanía fraterna y acompañamiento ante la crueldad de los atentados terroristas perpetrados en Barcelona.

De manera particular enviamos nuestras condolencias a los familiares de las personas que han perdido su vida y aseguramos nuestras oraciones por todas las víctimas, heridos y el pueblo en general, que sufre ante este hecho.

Sumamos nuestras voces para condenar toda forma de violencia terrorista y pedimos a Dios que derrame su paz en toda la humanidad para que limpie de nuestros corazones cualquier forma de odio y autoritarismo.

Encomendamos su tarea y a toda la comunidad a la protección de la Virgen
Santísima, Reina de la Paz.+