Jueves 30 de marzo de 2023

Obispo pidió no "jugar" con palabras como exilio, dictadura o desaparecidos

  • 25 de octubre, 2017
  • San Francisco (Buenos Aires)
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, consideró que no es bueno "jugar" con el exilio, la dictadura o el drama de los desaparecidos. "No podemos usar esas palabras escritas con lágrimas y sangre como si fueran piedras que, desde la vereda de enfrente, les arrojamos a la cara a nuestros ocasionales adversarios devenidos en enemigos irreconciliables", aseveró.
Doná a AICA.org
"¡Bajemos un cambio! ¡Paremos la mano!", pidió el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, al reflexionar sobre la frase "Si gana Cambiemos, me voy del país", que se escuchó en varios ambientes en las elecciones recientes y en las presidenciales de 2015.

El prelado también lamentó que se haya apelado a las redes sociales para instigar a quienes lo dijeron a que cumplan su palabra y se vayan del país.

"Está bien, suena a broma, o, al menos, a desborde emocional. Tanto la amenaza de autoexiliarse, como el reclamo de que lo hagan efectivo", afirmó, y agregó: "Pero es, en todo caso, una broma de muy mal gusto. Subrayo: de pésimo gusto".

El obispo recordó que "demasiados argentinos, a lo largo de nuestra bicentenaria historia, tuvieron que tomar el camino del exilio, pues era la única alternativa posible para sobrevivir", y puntualizó que "cuarenta años atrás ?nada menos? era el camino triste y gris de muchos compatriotas".

Asimismo, memoró que "?exilio o muerte?, era la consigna del temperamental (Domingo Faustino) Sarmiento a sus enemigos políticos".

"Es terrible. No nos lo podemos permitir. Ni en broma. Por Dios, ¡bajemos un cambio! ¡Paremos la mano!", insistió en reclamar.

"No juguemos con esas cosas. Como tampoco es bueno jugar con la dictadura o el drama de los desaparecidos. No podemos usar esas palabras escritas con lágrimas y sangre como si fueran piedras que, desde la vereda de enfrente, les arrojamos a la cara a nuestros ocasionales adversarios devenidos en enemigos irreconciliables", aseveró.

Monseñor Buenanueva advirtió que la "Argentina tiene muchas grietas", y puntualizó: "El cuerpo social está agrietado. La pobreza-indigencia es una de las más terribles, sino la más honda. Pero ahí nomás está la discordia, salpimentada con revanchismo, escarnio y voluntad de zaherir. Y mucha ceguera espiritual".

"Sí. Tiene explicación. Se ha alimentado la grieta, como estrategia electoral o como principio ideológico (?ellos? contra ?nosotros?). Que tenga explicación no quiere decir que tenga justificación. No la tiene. El resultado es un agujero negro que puede devorarnos a todos. Tenemos que parar", concluyó.+

» Texto completo de la reflexión