Jueves 11 de agosto de 2022

Nueva Instrucción que refuerza los estudios en Derecho Matrimonial y Procesal

  • 3 de mayo, 2018
  • Ciudad del Vaticano
La Congregación para la Educación Católica, de la que dependen los Institutos de Estudios Eclesiásticos, hizo pública una Instrucción mediante la que pretende dar respuesta "a las nuevas exigencias manifestadas en los motu proprio Mitis Iudex Dominus Iesus y Mitis et misericors Iesus, sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad del matrimonio".
Doná a AICA.org
La Congregación para la Educación Católica, de la que dependen los Institutos de Estudios Eclesiásticos, hizo pública una Instrucción mediante la que pretende dar respuesta "a las nuevas exigencias manifestadas en los motu proprio Mitis Iudex Dominus Iesus y Mitis et misericors Iesus, sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad del matrimonio".

Monseñor Angelo Vincenzo Zani, secretario de la Congregación, difundió una carta junto con la Instrucción en la que explica que "con esta Instrucción se busca "ofrecer orientaciones a los estudios de Derecho Canónico".

Entre las novedades de este documento se encuentra el fortalecimiento de la formación de las Facultades Eclesiásticas y de las Facultades de Derecho Canónico para responder a la mayor responsabilidad que las Iglesias particulares han asumido tras la reforma del proceso canónico para las nulidades matrimoniales.

Entre los problemas para la correcta aplicación de la nueva normativa, y que la presente Instrucción pretende ayudar a solventar, se encuentra el descenso numérico de profesores de las instituciones académicas "y el aumento de las situaciones en las cuales muchos de ellos no logran la necesaria continuidad en la enseñanza porque están ocupados en otros oficios eclesiales exigentes o en actividades de asesoría externa".

Además, la Instrucción también llama la atención sobre el descenso de estudiantes inscritos, "que perjudica una equilibrada vida académica".

También señala la necesidad de reconsiderar los planes de estudios "en función de los estudiantes que no han recibido una adecuada formación filosófico-teológica".

En este sentido, la Instrucción propone una serie de programas formativos que den respuesta "a la urgente necesidad de tener un número mayor de clérigos, laicos y religiosos bien formados en Derecho Canónico, aunque no posean (todavía) un título de Licencia o Doctorado, que puedan cubrir la escasez de personal competente lamentada en tantísimas diócesis del mundo".

"La Congregación para la Educación Católica considera necesario adecuar las Instituciones académicas eclesiásticas de Derecho Canónico a las nuevas exigencias para garantizar la calidad profesional y la seriedad de aquellos que trabajan en los Tribunales eclesiásticos, asegurando un nivel adecuado de formación jurídica en la Iglesia", apunta el documento.

Se subraya que "es extremadamente urgente contar con canonistas bien preparados no solo en el campo matrimonial, sino también en muchos otros sectores de la vida eclesial, entre los cuales se encuentra el servicio en la administración de las Curias diocesanas".

Monseñor Zani señaló, además, que "mientras la vía ordinaria para la formación de los futuros canonistas, en coherencia con la Constitución Apostólica Veritatis gaudium, permanece en el ciclo de la licenciatura de Derecho Canónico, la Instrucción quiere que las Instituciones de Derecho Canónico ofrezcan también un Diploma en Derecho Matrimonial y Procesal".

Esta medida estaría pensada, principalmente, "para aquellos que han obtenido, por una justa causa del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, la Dispensa del grado académico".

"También para los otros trabajadores del Tribunal Eclesiástico, para los cuales la ley no prevé un grado académico, se ofrece un recorrido académico y se establece una adecuada preparación mínima para los Consejeros en la Pastoral Matrimonial y Familiar", explicó monseñor Zani.

Por otro lado, "la nueva normativa subraya los requisitos necesarios que aseguran la cualidad de las Instituciones ya existentes, o también de aquellas que serán levantadas o aprobadas en el futuro".

Entre las novedades de la Instrucción se encuentra "la posibilidad de erigir departamentos de Derecho Canónico en la Facultad de Teología; la posibilidad de erigir cátedras de Derecho Canónico en la Facultad de Jurisprudencia de las Universidades Católicas; y la promoción de los estudios de Derecho Canónico en el primer ciclo en una Facultad de Teología".

Texto completo de la Instrucción