Lunes 4 de julio de 2022

Nuestra Señora del Rosario de Paclín recibió un nuevo párroco

  • 27 de febrero, 2019
  • Paclín (Catamarca)
La parroquia Nuestra Señora del Rosario de Paclín, diócesis de Catamarca, recibió el lunes 25 de febrero a su nuevo párroco, el presbítero Héctor Moreno, que sucedió al presbítero Rogelio Suárez. Monseñor Luis Urbanc, obispo diocesano, presidió la toma de posesión, acompañado por varios sacerdotes del decanato centro de la diócesis.
Doná a AICA.org
La parroquia Nuestra Señora del Rosario de Paclín, diócesis de Catamarca, recibió el lunes 25 de febrero a su nuevo párroco, el presbítero Héctor Moreno, que sucedió al presbítero Rogelio Suárez. La comunidad local le dio la bienvenida, junto con varios fieles de su parroquia de procedencia, Jesús Niño, de la ciudad de Catamarca.



Monseñor Luis Urbanc
, obispo de Catamarca, presidió la toma de posesión, acompañado por varios sacerdotes del decanato centro de la diócesis. Durante su homilía, agradeció el trabajo pastoral llevado adelante por el párroco saliente durante estos años al frente de la jurisdicción parroquial, que abarca todo el departamento Paclín; y a ambos sacerdotes les brindó su gratitud por la disponibilidad para poder efectivizar los cambios.

[img]http://www.aica.org/subidas/5268.jpg[/img]

Además, el prelado destacó que la parroquia está en camino a la celebración de los 150 años de su creación, viviendo el Año Jubilar y la gracia de la indulgencia plenaria otorgada por el papa Francisco para quienes visiten el templo.

Asimismo, instó a la comunidad a continuar con las peregrinaciones al Santuario Mariano, gesto que repiten año tras año, con mucha devoción y amor a la Madre Morenita. Recordó que la Iglesia Diocesana se está preparando para el Jubileo por los 400 años del hallazgo de la imagen de Nuestra Señora del Valle, en 2020, por lo cual pidió que tengan presente siempre el lema "Con María, servidores de la Esperanza".



El presbítero Moreno realizó la profesión de fe, el juramento de fidelidad y la renovación de las promesas sacerdotales. Además, recibió de manos del obispo los santos óleos, el pan y el vino y las llaves del sagrario. Al finalizar la Eucaristía, el flamante párroco agradeció a Dios, a la Virgen, y al obispo por la confianza; así como también a la parroquia que lo despidió y a la que hoy lo recibe.

[img]http://www.aica.org/subidas/5269.jpg[/img]

La comunidad parroquial obsequió a los pastores una estola con el grabado de la imagen de Nuestra Señora del Rosario. Participaron autoridades municipales y policiales de la zona.+