Sábado 21 de mayo de 2022

"¡Ni uno más!", piden los obispos ante el aumento de la violencia

  • 1 de junio, 2021
  • Bogotá (Colombia) (AICA)
Pese a los diversos diálogos entre el comité del paro y el Gobierno, alentados por la Iglesia, aún no se llega a soluciones concretas. Los prelados invitan a la serenidad y a frenar la violencia.
Doná a AICA.org

Ante los desmanes y la violencia en ciudades como Cali, Popayán, Pereira, Bogotá, Medellín, entre otros puntos de Colombia, que dejaron varios muertos y grandes pérdidas materiales en el marco del paro nacional convocado por organizaciones de izquierda y que ya cumplió un mes, los prelados colombianos insisten en sus llamados a la serenidad y a “respetar y proteger la vida de todos”.

La arquidiócesis de Cali difundió este domingo 30 de mayo un comunicado en el que repudia el asesinato y pide a los colombianos que respeten y protejan la vida de todos, incluida la de los asesinos, y dejen que la justicia y los defensores de los derechos humanos investiguen los actos de violencia.

El llamamiento de la Iglesia se produce en el marco de violencia y muerte que tuvo lugar en Cali y el Valle del Cauca desde el pasado viernes, en el que se registraron al menos cuatro muertes en medio de las protestas sociales que se están produciendo por todo el país. 

Por ello, el presidente Iván Duque anunció un “máximo despliegue de asistencia militar (unos 7.000 soldados) a la Policía Nacional en esa zona del país”, que ayudarán a reforzar la guarnición en puntos estratégicos y a eliminar los bloqueos en las vías de comunicación.

"¡Ni uno más!", escribe la arquidiócesis de Cali, en el comunicado difundido por su oficina de prensa. “Tomarse la justicia por su mano es una trampa en la defensa de la vida y los derechos", dice el texto. "No caigamos en ninguna provocación".

Por otra parte, la Iglesia de Cali recuerda que cada muerto "pertenece a una familia que lo espera, a un pueblo que anhela vivir en paz, con verdad y justicia, sin armas y en un Estado que lo garantice".

La arquidiócesis concluye el comunicado expresando sus condolencias a las familias de los muertos y heridos durante los enfrentamientos en la capital del departamento del Valle del Cauca.

Seperar el "odio visceral" fraticida
Por su parte el arzobispo de Bogotá y primado de Colombia, monseñor Luis José Rueda Aparicio, alentó a sus compatriotas a superar el “odio visceral” fratricida, con el amor verdadero que viene de Dios uno y trino.

El arzobispo hizo esta afirmación en su homilía de la misa de este domingo, en la que expresó que “a veces nos vamos hacia el amor verdadero y la vida es hermosa y somos artesanos y constructores de una cultura de la misericordia, pero puede haber momentos en que nos dejamos llevar por el odio visceral que nos destruye, daña a las familias, las llena de luto y tristeza”.

Este odio, alertó el arzobispo, “va destruyendo las relaciones entre nosotros los ciudadanos y pone en el corazón angustia y miedo de lo que puede pasar en la ciudad, en nuestros campos y en las regiones”.

El prelado animó a vivir la fraternidad y el respeto entre hermanos para que “nazca el verdadero diálogo. De lo contrario nos relacionamos como Caín y Abel donde el uno trata de destruir por envidia al otro”.

El arzobispo alentó a “encontrar caminos de consenso para solucionar los problemas” teniendo en consideración dos importantes valores: el respeto a la vida de todos y la dignidad de cada uno.

“Debemos respetar la vida de los demás, ese es el don supremo. Sin la vida no podemos nada, sin la vida no podemos llegar a nada. Por eso me duelen tanto esas víctimas, no solo las de ahora sino las de siempre. Por eso rechazamos toda forma de violencia porque es fratricida”.

Monseñor Rueda explicó que “el segundo valor al lado de la vida humana es la dignidad de todos. Todos somos dignos porque hemos sido creados por el amor de Dios y sus huellas digitales están en nuestra conciencia y en nuestra historia. Por ahí encontramos una clave de fraternidad y no de odio ni rechazo”.

Rosario por la paz del país
El obispado castrense de Colombia convocó al rezo del Santo Rosario por la paz del país: “Una invitación a todos a la serenidad, para que seamos artífices de paz, constructores de paz”, precisó el obispo castrense, monseñor Víctor Manuel Ochoa. 

“En este momento de gran dificultad y de violencia que vive Colombia, queremos orar a la Santísima Virgen María para pedirle su protección y ayuda para obtener el gran don de la paz en el país”, expresó monseñor Ochoa.

El 28 de abril se inició en Colombia un paro nacional, convocado por diversas organizaciones de izquierda. Pese a los diversos diálogos entre el comité del paro y el Gobierno, alentados por la Iglesia, aún no se llega a soluciones concretas.+