Domingo 17 de octubre de 2021

Mons. Scozzina exhortó a un acuerdo social para poder "vivir juntos" en tiempos difíciles

  • 31 de agosto, 2021
  • San Ramón de la Nueva Orán (Salta) (AICA)
"Estamos urgidos a encontrar espacios de diálogo para la búsqueda de soluciones y acuerdos que garanticen la paz social y el reencuentro de los hermanos", afirmó en el tedeum por San Ramón Nonato.
Doná a AICA.org

El obispo de Orán, monseñor Luis Antonio Scozzina OFM , presidió hoy el tedeum por la fiesta patronal en honor de San Ramón Nonato y el 227º aniversario de la ciudad, en la catedral local, donde aseguró que esta celebración es “una oportunidad para agradecer el don de la vida y la gracia de vivir nuestra vocación humana a la fraternidad ”. 

“Estamos experimentando que la pandemia sigue causando heridas profundas, desenmascarando nuestras vulnerabilidades. Son muchos los difuntos, muchísimos los enfermos, en todos los rincones de nuestra de patria. Muchas personas y muchas familias viven en un tiempo de incertidumbre a causa de los problemas socio-económicos, que afectan especialmente a los más pobres, a los marginados ”, advirtió.

El prelado lamentó que, sin embargo, de mil maneras se evita "escuchar el reclamo y la necesidad de los que más sufren" y se levantan muros que "separan de la experiencia y realidad del sufrimiento ajeno".

“Nos preocupamos de lo nuestro y vivimos en nuestro mundo privado, donde nadie nos moleste. Contemplamos el sufrimiento ajeno de forma indirecta, sin que nos afecte, no nos involucramos con la realidad del hermano ”, puntualizó.

Tras citar la catequesis del papa Francisco sobre la pandemia, pidió: "Que la experiencia de la vulnerabilidad y la incertidumbre nos posibilite un camino de nuevos aprendizajes familiares, sociales y políticos que privilegien al hermano, al necesitado, al caído en el camino" .

En relación a la situación en la región, monseñor Scozzina planteó: “Vivimos días en que la paz social está amenazada en nuestro norte salteño a causa de múltiples situaciones de conflictos, tanto por la falta de agua en algunas localidades y especialmente, por el reclamo de los docentes en pedir un salario justo ”.

“Estamos urgidos a encontrar espacios de diálogo para la búsqueda de soluciones y acuerdos que garanticen la paz social y el reencuentro de los hermanos”, aseveró.

El obispo considera que ante esta situación se necesita “una conversión social que supone un camino de diálogo y de superación de los prejuicios y diferencias que nos permiten sentarnos en una mesa común”.

“El diálogo social implica escuchar y aceptar el derecho a peticionar que tiene todo ciudadano. También implica las responsabilidades de los representantes gremiales de responder a los reclamos de sus representados. El actor principal es el pueblo y sus derechos esenciales, no es una clase, una fracción, un grupo, una élite. Hoy, vivir en una democracia social, presupone una genuina representación de los intereses de toda la comunidad y no sólo los acuerdos de cúpulas que muchas veces lucran con las necesidades de los más necesitados ”, subrayó.

“Es urgente poner en el centro la dignidad de la persona humana y el derecho de los pueblos en la búsqueda del bien común. Hoy, necesitamos instancias creativas que renueven los mecanismos convencionales de relación con el Estado ”, agregó.

Monseñor Scozzina renovó su llamado a “revalorizar el rol de la acción política en la construcción de una sociedad reconciliada”, al asegurar: “No necesitamos un proyecto de unos pocos para unos pocos, o una minoría ilustrada… Se trata de un acuerdo para vivir juntos, de un pacto social y cultural ”.

“El anuncio de la paz nace de la convicción de que la unidad del Espíritu armoniza todas las diversidades. Para ello, debemos asumir el proceso de reconciliación que posibilite aceptar las diferencias, ideológicas, culturales y étnicas que nos separan y nos enfrentan. Hoy, es tiempo de proyectos sociales, culturales y políticos inclusivos ”, sostuvo.

“Caminar juntos es ante todo superar la tentación de afirmar la diversidad y las diferencias por encima de la unidad. En la convivencia social y política, habitualmente caemos en la tentación de no escucharnos, de descalificarnos, muchas veces somos intolerantes con la postura y la visión del otro ”, aseveró. 

En el marco de días tan caros a la fe cristiana como son el tiempo del Milagro, de las fiestas patronales en honor a San Ramón Nonato como también las fiestas fundacionales, monseñor Scozzina invitó a suplicarle a Dios que “inspire a quienes tienen bajo su responsabilidad la gestión política en nuestra provincia y en nuestros municipios, para que se llegue, en la mayor brevedad posible a la solución de esta situación de conflicto ”.

“Ruego a los líderes sociales y a las autoridades gubernamentales que no dejen de dialogar, que tengan siempre en el horizonte la búsqueda del bien común, que no pierdan de vista el presente y el futuro de nuestros niños y jóvenes”, expresó.

“Que la Fiesta de San Ramón, patrono de la vida, nos aliente en la esperanza de un futuro más humano y, por lo tanto, más digno para todos. Que la fe de nuestro pueblo fiel se renueve en el compromiso en el cuidado del hermano. Que todos nos alentemos a construir una sociedad y un pueblo de hermanos donde reine la paz y la justicia ”, concluyó.+