Viernes 12 de julio de 2024

Conclusiones de Mons. Fernández sobre la segunda asamblea arquidiocesana

  • 1 de junio, 2022
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo de La Plata remarcó los puntos y las propuestas en común que las parroquias de la arquidiócesis acercaron en virtud de crecer en la misión y también para enriquecer las misas.
Doná a AICA.org

En el marco del camino sinodal convocado por el papa Francisco para la Iglesia universal, el arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, compartió con la comunidad las conclusiones de la segunda asamblea arquidiocesana realizada hace algunas semanas y en la que las parroquias acercaron propuestas para la misión y para la misa. 

En ese sentido, monseñor Fernández expresó que “hay ciertos puntos que fueron planteados por casi todas las parroquias. Eso puede ser un indicio de cosas que nos está marcando el Espíritu Santo en este camino sinodal para crecer como comunidades”.

Con respecto a la celebración de la misa, el arzobispo platense expresó que el mayor consenso que aparece tiene que ver con una preocupación por los cantos en la misa y en donde casi todas las parroquias destacaron la necesidad de “crecer en esto para dar más calidad y calidez a las celebraciones”. A su vez, se ha pedido mejorar la calidad musical, ensayar los cantos para que sean “festivos y bellos”, formar un coro en cada parroquia, renovar las hojas de cantos o proyectar las letras, otorgando mayor participación a más personas con el uso de instrumentos musicales sencillos. 

Dado que esto es el tema que más interesa, monseñor Fernández encomendó al equipo diocesano de liturgia que organice encuentros periódicos de capacitación con delegados de todas las parroquias, en los cuales también podrán aprenderse cantos, melodías para los salmos, sugerencias para el uso adecuado de instrumentos, indicaciones para la formación de coros, compartir experiencias, entre otras consideraciones.

Como segundo punto destacado, el arzobispo señaló que las parroquias han pedido mejorar la preparación de los lectores con equipos bien formados, a lo que monseñor Fernández ya encomendó a un sacerdote para que  organice un curso eminentemente práctico que asegure una mejora efectiva en la calidad de las lecturas en la Misa.

En lo que respecta al tercer punto, las comunidades parroquiales propusieron que haya personas que acojan con amabilidad a los que llegan en la entrada del templo. En este sentido, el arzobispo encomendó a las comunidades parroquiales buscar la manera de hacerlo con personas que tengan carisma para la bienvenida cordial.

Seguidamente, las parroquias han pedido que las homilías sean breves, sencillas, kerygmáticas y mejor conectadas con la vida cotidiana. Sobre este punto, el arzobispo platense instó a los sacerdotes a considerar dicho planteo, mientras que a los seminaristas ya les ha dictado un curso de homilética en referencia a este tema.

Con respecto a la misión, lo que más se remarcó fue establecer a comienzos de año una fecha para las misiones de Adviento y Cuaresma en orden a asegurar que todas las parroquias las realicen y sean motivadas. “Esto porque muchas parroquias no han cumplido este compromiso diocesano. Lo conversaremos en el Consejo Presbiteral”, remarcó monseñor Fernández.

Luego explayó que se propuso proveer en cada misión algún material diferente para los hogares: estampas, oraciones, rosarios, hojas con horarios parroquiales, una publicación parroquial, mensajes o lemas, que también será analizado por el Consejo Presbiteral y el Consejo de Pastoral de la Arquidiócesis.

En tercer lugar se volvió a plantear algo ya dicho en la primera asamblea: asegurar algún acto público significativo en la parroquia o en el decanato, algún pesebre viviente, viacrucis, festival musical, procesión por ermitas o lugares importantes, oración o misa en ermitas, plazas, etc. “Esto deberá ser analizado en cada decanato”, aseguró el arzobispo, quien comentó también que varias parroquias destacaron la importancia en el mundo actual de hacer misiones virtuales utilizando Whatsapp para difundir mensajes, aunque esto requerirá que “nos organicemos a modo de red”. Este aspecto fue encomendado directamente al Consejo de Pastoral de la Arquidiócesis.

Finalmente, monseñor Fernández señaló que “el camino sinodal que discretamente estamos realizando nos permite, poco a poco pero sin pausa, ir dando algunos pasos como comunidad arquidiocesana y seguir creciendo”.

Por otra parte, señaló que en la asamblea correspondiente al segundo semestre, que se realizará el 22 de octubre, se profundizará en algunos de los puntos tratados en estas conclusiones, pero antes recordó que es importante que previo a dicha asamblea se lleve a cabo una asamblea local en cada una de las parroquias. También recordó a las comunidades que es necesario que cada parroquia tenga un Consejo de Pastoral Parroquial (CoPaPa) que pueda ayudar al párroco a dinamizar la vida de la comunidad.+