Lunes 17 de mayo de 2021

Mons. Zordán animó a "dejarse alcanzar por la Palabra de Dios"

  • 11 de marzo, 2021
  • Gualeguaychú (Entre Ríos) (AICA)
En la tercera semana de Cuaresma, el obispo de Gualeguaychú, monseñor Héctor Zordán, compartió sus reflexiones con los fieles.
Doná a AICA.org

El obispo de Gualeguaychú, monseñor Héctor Luis Zordán M.SS.CC, compartió con los fieles de la diócesis sus reflexiones sobre el Evangelio del tercer domingo de Cuaresma, “un camino que nos lleva hacia la paz por la Palabra de Dios”.

En esta ocasión, expresó, “nos invita a volver a mirar a Jesús muerto y resucitado”. Esta vez bajo la imagen del templo, "Jesús va a decir: Destruyan este templo y lo volveré a reconstruir en tres días”, relató. 

“El templo destruido y reconstruido es el cuerpo de Jesús. Hoy se nos invita a mirar con la doble mirada: por un lado, a lo lejos, para ya vislumbrar el misterio pascual de Jesús en la fiesta de la Pascua. Lo vamos a celebrar a Él, muerto y resucitado. Es el centro de nuestra fe y tiene que ser también el centro de nuestra vida cristiana”.

“La otra mirada, mirarnos a nosotros mismos: ¿Cuántas cosas se destruyen a lo largo de nuestra vida? Sueños, ilusiones, proyectos, realizaciones, relaciones. ¿Cuánto ha destruido o cuánto ha dejado de destrucción este tiempo de pandemia, en el que estamos viviendo todavía?”.

“Nosotros, los cristianos, vivimos desde la certeza que nos da la fe. Dios tiene la fuerza y el poder para reconstruir”, afirmó, y destacó: “Qué linda aquella frase: ‘Dios hace nuevas todas las cosas’. Desde la Pascua de Jesús, nosotros, los cristianos, tenemos esa certeza, vivimos esta fe”.

En ese sentido, compartió dos expresiones del papa Francisco en su mensaje cuaresmal: “Cuaresma es un tiempo para creer, es decir, para recibir a Dios en nuestra vida, y permitirle tener su morada en nosotros”. Y la otra “en este tiempo de Cuaresma, acoger y vivir la verdad que se manifiesta en Cristo”. 

“Esto es creer, en definitiva es tener fe. Significa, ante todo, dejarse alcanzar por la palabra de Dios”, concluyó, deseando “que la palabra de Dios de este domingo haga fecunda nuestra vida de creyentes”.+