Sábado 29 de enero de 2022

Mons. Stanovnik presidió la misa de inicio de actividades del Instituto Cardenal Pironio

  • 21 de marzo, 2014
  • Corrientes (AICA)
El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, presidió la misa de inicio de las actividades del Instituto Cardenal Pironio, cuyo objetivo será la formación de los agentes de pastoral y servidores de la comunidad diocesana. "El Instituto debe ser un instrumento que ilumine con la luz de la fe nuestra mente. Para eso son necesarios la reflexión y el estudio, pero de nada nos serviría saber mucho, si esa luz no enciende nuestros corazones y nos apasiona por la maravillosa persona de Jesús, por la Iglesia en la que profesamos, celebramos y transmitimos esa fe, y por los hombres, nuestros hermanos, a quienes queremos comunicar la alegría y la belleza de creer", subrayó.
Doná a AICA.org
El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, presidió la misa de inicio de las actividades del Instituto Cardenal Pironio, cuyo objetivo será la formación de los agentes de pastoral y servidores de la comunidad diocesana, quienes, aseguró, "se disponen a entrar en un proceso de conocimiento y experiencia que lo familiariza cada vez más con la presencia de Jesús resucitado en su propia vida, en la Iglesia y en la historia de los hombres".

El prelado dijo que "no es casual que iniciemos nuestra tarea en el tiempo de la Cuaresma", al recordar que este es un tiempo de conversión e interpelar sobre hacia dónde debe orientarla.

El arzobispo correntino precisó que "la primera conversión del hombre es a Dios, su Creador y Padre" y la segunda "mira al prójimo" y a la que definió como "la conversión pastoral y misionera que nos pide la Iglesia". A éstas añadió la conversión social, que es "el cambio de mentalidad y de conducta que necesitamos para hacernos cargo efectivamente de nuestros hermanos y hermanas, y en primer lugar de los que están más desprotegidos".

Tras señalar que el papa Francisco "nos convoca a una profunda reforma de la Iglesia", citó puntos de la exhortación apostólica "Evangelii Gaudium", en la que el pontífice alienta a "una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se conviertan en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación".

"El Instituto debe ser un instrumento que ilumine con la luz de la fe nuestra mente. Para eso son necesarios la reflexión y el estudio, pero de nada nos serviría saber mucho, si esa luz no enciende nuestros corazones y nos apasiona por la maravillosa persona de Jesús, por la Iglesia en la que profesamos, celebramos y transmitimos esa fe, y por los hombres, nuestros hermanos, a quienes queremos comunicar la alegría y la belleza de creer", afirmó.

Por último, monseñor Stanovnik encomendó a la Virgen de Itatí la protección de este Instituto que recién comienza sus actividades y para que ella "nos alcance la gracia de una sincera conversión para preparar un corazón bien dispuesto para celebrar la alegría de la Pascua".+

Texto completo de la homilía