Sábado 19 de septiembre de 2020

Mons. Santiago pidió que la Virgen "nos marque el camino de encuentro"

  • 15 de septiembre, 2020
  • San Nicolás (Buenos Aires) (AICA)
En el mes de septiembre, la comunidad de San Nicolás se prepara para celebrar a la Virgen. En ese marco, el obispo diocesano, monseñor Hugo Santiago, brindó una entrevista.

En vísperas de las celebraciones que congregan cada 25 de septiembre a los devotos de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás, el obispo de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Hugo Norberto Santiago, brindó una entrevista.

En sus palabras, se refirió a la incertidumbre que genera el contexto en el que se desarrolla este año el Mes de María en la diócesis. “Como es lógico, nosotros tenemos que atenernos a las normas de las autoridades, igual que todo el mundo”.

Este año, el lema va a ser “María, Madre del pueblo, esperanza nuestra”, detalló el prelado, y las actividades se desarrollarán de manera virtual. “Cuando estábamos en fase cinco, se celebraba con un número limitado: iban entrando de a poquitas personas en el templo a tomar gracias de la Virgen. Después, cuando retrocedimos, se tuvo que cerrar y organizamos todo por plataforma: se va a hacer la novena patronal de la Virgen y la misa”.

“Esperamos que la gente se una mucho, como siempre, pero no va a ser la celebración presencial”. En este tiempo de pandemia, el 25 de cada mes, los devotos se unen a la Novena a través de Facebook. “Hay días que se conectan cerca de 40.000 personas”, destacó el obispo.

“El 25 de septiembre, que es mucho más querido para la gente, seguramente muchos se van a conectar. Más en este momento en el que la gente le agradece pero también le pide a la Virgen su protección, sobre todo en este momento duro”.

Por eso, detalló monseñor Santiago, se eligió este lema, “esperanza nuestra”, porque “allá se ve la lucecita, al final del túnel. Esperamos que Dios ilumine a los científicos, venga la vacuna y podamos salir de esto”.

En cuanto al papel de la Iglesia, señaló: “Nosotros nos dedicamos en este tiempo a complementar la tarea del Estado desde la caridad, hemos hecho una organización de sacerdotes para ver las necesidades, y ahora se están repartiendo en toda las diócesis un promedio de 500 bolsones, en las distintas Cáritas. Estamos tratando de estar cerca de los que más sufren, al menos con un gesto”.

En este tiempo, advirtió el obispo, “a veces viene a las Cáritas gente de clase media, con un poco de vergüenza, y nos cuenta que perdió el trabajo, y entonces para quien tiene familia el presupuesto no es fácil, y son momentos de una particular exigencia, por eso tratamos de estar cerca”.

“Le pedimos a la Virgen que nos auxilie, nos marque el camino, tanto de encuentro, para que volvamos a ser más humanos, y también para ayudarnos en este momento económico difícil”.+