Lunes 15 de julio de 2024

Mons. Sánchez recordó que la Comunión es para la misión, el servicio y la caridad

  • 3 de junio, 2024
  • San Miguel de Tucumán (AICA)
En la solemnidad del Corpus Christi, el arzobispo de Tucumán animó a "caminar juntos, como Iglesia sinodal, reconociendo nuestra común dignidad bautismal, creciendo cada día en corresponsabilidad".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, presidió la misa y procesión del Corpus Christi, en la que recordó que la Comunión es para la misión, el servicio y la caridad”.

“En cada Eucaristía compartimos el pan, el Cuerpo del Señor”, subrayó y profundizó: “En cada Eucaristía recibimos este alimento para ser testigos, anunciadores, constructores y misioneros del Reino de Dios”.

“Mientras tanto vamos caminando juntos, como Iglesia sinodal, cercanos a todos, escuchando sus inquietudes y necesidades, alimentándonos con el Pan sabroso de la Palabra de Dios que nos guía, ilumina, fortalece, corrige, consuela; el pan de la misericordia recibida del Señor y ofrecida a los demás; y el pan del Cuerpo Eucarístico de Cristo, para ser uno en Él y entre nosotros viviendo el misterio de la Comunión por la fuerza del Espíritu”. 

Monseñor Sánchez sostuvo que “para llevar a todos el pan de la caridad, el servicio y la misión, vamos a caminar juntos y Jesús camina con nosotros”.

“Vamos a llevar a Jesucristo Eucaristía por las calles de la Plaza Independencia, testigo de muchas alegrías y sufrimientos de los tucumanos, para que Él toque cada una de esas realidades y las transforme en Redención”, puntualizó.

“Vamos a caminar juntos, como Iglesia sinodal, reconociendo nuestra común dignidad bautismal, creciendo cada día en corresponsabilidad, desde la diversidad de carismas, servicios y vocaciones, como Misioneros del Reino de Dios”, concluyó.

Por último, el arzobispo tucumano recordó que “María camina con nosotros… María, Madre de Jesús y madre nuestra. Es la mujer eucarística, que nos enseña con su propia vida a recibir a Jesucristo, a encarnarlo en nuestro corazón y entregarlo a los demás en servicio y caridad”.+

» Texto completo de la homilía