Miércoles 18 de mayo de 2022

Mons. Quintana parte hacia Cafayate llevando la comunidad marplatense en su corazón

  • 10 de mayo, 2022
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
Monseñor Darío Quintana celebró este lunes la misa de despedida de la diócesis de Mar del Plata, donde hasta ahora se desempeñó como obispo auxiliar, para asumir como obispo prelado de Cafayate.
Doná a AICA.org

Nombrado obispo prelado de Cafayate por el papa Francisco, monseñor Darío Quintana OAR se despidió este lunes de la diócesis de Mar del Plata, donde se desempeñaba como obispo auxiliar.

La Eucaristía tuvo lugar en la catedral de los Santos Pedro y Cecilia, y estuvo concelebrada por el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, el vicario general, presbítero Luis Albóniga, y sacerdotes del clero local.

Un gran número de fieles representantes de diferentes comunidades, al igual que grupos de religiosas, acompañaron a monseñor Quintana en su última misa. Al inicio de la celebración, el obispo Mestre deseó a su par “que puedas, con tu corazón de padre y pastor, seguir sirviendo al pueblo”, al tiempo que agradeció a Dios, pidiendo la intercesión de María para que “proteja, acompañe y cuide siempre tu ministerio” y aseguró que “ahora seremos diócesis hermanadas”.

En su homilía, monseñor Quintana se refirió a la figura del Buen Pastor y animó a "mirarnos unos a otros pidiendo la mirada de Dios. No es fácil escuchar como Dios nos escucha, porque es una escucha afectiva, que se deja afectar por lo mío, se implica y me capta como soy", reconoció.

Recordando las palabras del papa Francisco, señaló que él “espera de los pastores que huelan a ovejas, que salgan de sus despachos, que las situaciones los toquen, que estén presentes en su corazón”.

“Buena parte del tiempo, el Buen Pastor debe escuchar, aprender y cuidar sobre todo a las ovejas más heridas. Los pastores también somos ovejas y por ser seres humanos nos cansamos y necesitamos del Buen Pastor que nos anime”, admitió.

“Hoy  celebro esta Eucaristía, no de despedida, sino de acción de gracias al Señor, agradezco a todos los que se han hecho presentes: A los fieles laicos de las comunidades donde nos hemos encontrado tantas veces, a los amigos y compañeros. Gracias queridos laicos, ustedes me han mostrado está vocación de santidad, y el testimonio del llamado que el Señor nos hace a ser herederos de Jesucristo”.

“Gracias a los consagrados, que son un don de Dios Padre a su Iglesia, gracias al clero de Mar del Plata por su trato siempre cálido y cordial”, continuó, anhelando “haber sido una buena presencia en esta Iglesia particular a la que amo”.

“Gracias al obispo diocesano, gracias a su unción somos hermanos en el Episcopado. Le agradezco a Gabriel su amistad sincera y acompañamiento en mis primeros pasos como obispo”, valoró.

“Gracias al Santo Padre por su elección y confianza al designarme en la prelatura territorial de Cafayate, mi corazón ya está allí. Pero tengan seguridad que en el corazón de un sacerdote siempre hay un lugar y guardo en la confidencialidad los grandes testimonios del Espíritu Santo que estarán siempre en mi corazón”, aseguró.

La comunidad dirigió luego palabras de despedida para el prelado. En nombre de los laicos, Ana Sale manifestó "Hoy te toca partir de esta diócesis que sabemos amás, y te toca empezar de nuevo en otra diócesis. Tu disponibilidad y apertura demostraron un gran corazón de padre y pastor. Querido padre, todos percibimos cómo tus palabras y gestos siempre nos invitaron a la confianza, nos sentimos respetados y queridos. El Señor es generosos con los servidores fieles, y así te llenará de copiosas gracias. Hasta pronto".

Por el clero, el padre Juan Cruz Mennilli expresó: “Sabemos que atesorarás para siempre todo lo que el Señor te fue regalando para preparar tu corazón como pastor de Cafayate. Tu presencia como obispo auxiliar nos permitió ver multiplicada la presencia episcopal en las comunidades. Tu testimonio, nos recuerda la humildad en la entrega, la fidelidad a la misión, la disponibilidad para escuchar a todos y una palabra siempre con sabor a Evangelio. Gracias por este tiempo compartido”.

Al finalizar la celebración, monseñor Mestre pidió a los presentes que extendieran su mano para juntos dar la bendición a monseñor Quintana en este nuevo destino hacia donde Dios lo conduce en su ministerio.

Monseñor Quintana tomará posesión del gobierno pastoral de la prelatura de Cafayate el sábado 11 de junio, víspera de la solemnidad de la Santísima Trinidad.+