Jueves 16 de septiembre de 2021

Mons. Ojea valoró la vocación de servicio a la verdad de los comunicadores

  • 14 de mayo, 2021
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
Ante una nueva Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, el presidente de la CEA, monseñor Oscar Ojea, envió un mensaje en el que reflexiona sobre la tarea de los comunicadores.
Doná a AICA.org

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, envió un mensaje con motivo de la 55° Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

En su saludo a través de un video, expresó: “Queridos amigos, amigas, la Iglesia celebra la Jornada de las Comunicaciones Sociales desde el año 1967, allí Pablo VI instaura esta sanísima costumbre para tener en la oración a todos los comunicadores. Nosotros la celebramos en la Ascensión porque Jesús comunica la tierra con el cielo y el cielo con la tierra. Nosotros necesitamos que los comunicadores sean verdaderos servidores de la verdad. Que nos puedan entregar la información y también ayudar a madurar nuestra mirada sobre la realidad. ¡Qué vocación noble la de poder hacer este rescate para ayudar a ver!”.

El presidente del Episcopado recordó además que el Papa, “en su mensaje anual sobre las Comunicaciones Sociales, nos recuerda ese texto del Evangelio en el que los dos discípulos de Juan quieren conocer a Jesús, lo siguen y él les dice ‘vengan y vean’. No hay nada que reemplace la presencialidad para un comunicador, nada que reemplace el ver, el ir y el ver; allí uno puede ver gestos, tonos de voz, miradas, tantas cosas que acompañan el encuentro personal”, aseguró.

En este último tiempo, destacó el obispo, “nos hemos tenido que refugiar a través de la pantalla, muchísimas veces hacemos ‘fotocopia y pegamos’, en realidad tenemos que valorar esa dimensión de presencialidad que tiene necesariamente lo más hondo de la transmisión de la realidad”. 

“Nosotros necesitamos comunicadores sociales que hagan visible lo invisible, que le den visibilidad a tantas cosas en el mundo que no la tienen: ¿Qué pasa con el hambre en el mundo?, ¿Qué pasa con las minorías?, ¿Qué pasa con los migrantes?”, planteó. “Necesitamos testimonios de esas partes de la realidad que habitualmente no aparecen o miramos para otro lado. Necesitamos esos comunicadores que al servir a la verdad nos puedan hacer crecer, que puedan, en estos momentos tan complejos, tan difíciles, no incentivar las pasiones bajas que tenemos”.

Hacia el final de su mensaje, monseñor Ojea transmitió: “Decimos muchas veces que en una pandemia sale lo mejor y lo peor. No podemos estimular lo peor, no podemos estimular rencores, no podemos estimular odios, no podemos estimular pánico tampoco y acá aparece la responsabilidad de los comunicadores, hay una responsabilidad sobre lo que es bueno, sobre lo que es el bien”.

Para finalizar, monseñor Ojea pidió al Señor "que este servicio a la verdad tan necesaria y esta vocación tan noble que es la de los comunicadores sociales, pueda ser tomada cada día con mayor responsabilidad valorando la entrega y el servicio que significan para todos nosotros. Que el Señor los bendiga y las bendiga en este día, bendiga su noble trabajo, su nombre vocación y nos enseñe a nosotros utilizar bien los medios de comunicación social”.+