Martes 16 de agosto de 2022

Mons. Ojea: Los bautizados, responsables del sostenimiento de la misión de la Iglesia

  • 1 de mayo, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
El presidente del episcopado recordó que el Domingo del Compartir está destinado a reflexionar sobre esta común responsabilidad de contribuir y apoyar económicamente a la obra evangelizadora.
Doná a AICA.org

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea, comenzó su reflexión para el tercer domingo de Pascua compartiendo la figura de la noche y el día del evangelio dominical.

“Durante la noche Pedro y sus compañeros van a pescar en un lugar que les resulta muy familiar, lo han hecho toda la vida, han vuelto allí y después de la resurrección de Jesús, pero todavía no les ‘había bajado la ficha’ de la resurrección, todavía no había calado hondo en el corazón el hecho de la resurrección. Por eso cuando aparece Jesús lo ven y no lo ven; María Magdalena al principio no lo reconoce, los discípulos de Emaús tampoco; algunos de ellos se quedan dudando”, describió al referirse a esa escena.

Y el prelado sanisidrense puntualizó: “Durante la noche no pescaron; podríamos decir que es un tiempo de abatimiento para los discípulos, todo había sucedido tan rápido, se había desmoronado todo y además se había desatado un torbellino en el corazón de los apóstoles que habían abandonado al Señor, las negaciones de Pedro, la traición de Judas, el miedo a los judíos”.

“Estaban abatidos y cuando uno está abatido como dice el papa Francisco: ‘uno se puede quedar rumiando la desolación’ es decir, dando vueltas sobre esto, no me sale, esto no puede salir. A nosotros nos pasa también, ha pasado la pandemia; ahora tenemos la guerra, nuestra situación económica crítica, el hecho de que nos resulta cada vez más difícil el diálogo y la convivencia. Todo esto nos estimula al desaliento, a la tristeza y a la desesperanza”, aseguró.

Monseñor Ojea señaló que en este contexto del relato evangélico “aparece Jesús, que cambia el rumbo del trabajo, Jesús cambia la dirección e indica el lugar donde hay que echar las redes; ellos ‘los discípulos’ todavía no lo habían reconocido; pero cuando es de día '-Es el Señor´', dice san Juan, que se lo ve con el corazón, entonces se encienden los discípulos porque, de alguna manera, las redes se llenan de peces y el Señor los está esperando con la comida”.

“Es el símbolo de la Eucaristía, del compartir; el Señor vuelve a enseñarnos a compartir, vuelve a iluminar nuestra vida a través del compartir”, sostuvo.

El presidente del episcopado recordó que “este domingo lo llamamos Domingo del Compartir porque reflexionamos sobre nuestra común responsabilidad como bautizados en el sostenimiento de la misión de la Iglesia, en la conciencia que tenemos que ir creando y avanzando en cada uno de nuestros fieles bautizados sobre cómo colaborar juntos para la misión de la Iglesia; estamos en un sínodo y esto ya nos hace sentirnos más responsables como bautizados”.

“Que el Señor nos conceda salir de este estado de rumiar la desolación en el que se encontraban los discípulos en la noche y descubrir con la familiaridad que nos regala Jesús, con esa presencia segura del Señor que nos está esperando, que podamos nosotros recuperar a través de nuestra fe en él todo aquello que en algunos momentos se desmorona. Que el Señor así nos lo conceda”, concluyó.+