Martes 30 de noviembre de 2021

Mons. Ojea invitó a descubrir la verdad y a construir juntos el Reino

  • 21 de noviembre, 2021
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
"La lógica del poder en el Evangelio está basada en la humildad y en la gratuidad, es la lógica de Jesús, es una lógica de fraternidad", aseguró el obispo de San Isidro.
Doná a AICA.org

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea, aseguró que la fiesta de Cristo Rey que se celebra este domingo es un modo de expresar que “Él es el centro de nuestra vida, que Él le da sentido a nuestra vida, Él tiene el verdadero poder”.

El prelado explicó que el tema del Evangelio de hoy es ¿dónde está este verdadero poder? y recordó que “Él le va a decir a Pilato: ‘mi Reino no es de este mundo’; esto no significa que sea de otro mundo el Reino de Jesús, significa de otro modo, y que aquí aparecen dos lógicas de poder”.

“Una lógica que está basada  en la competencia, en la rivalidad y que no vacila en emplear cualquier método como el chantaje o la manipulación de la conciencia para ganar poder. Una lógica a la que no le importa el odio que siembre; lo que importa es llegar al poder, tener poder con todo lo que esto significa de cómo uno es mirado y de cómo uno es enaltecido”.

El obispo sanisidrense continuó expresando que “la lógica del poder en el Evangelio está basada en la humildad y en la gratuidad, es la lógica de Jesús, es una lógica de fraternidad porque el poder es servicio, el poder se dirige a servir a los hermanos y ¿esto como está sostenido por Jesús? Está sostenido justamente en la verdad, Él es la verdad: ‘yo soy el camino, la verdad y la vida’. Pilato va a preguntar ¿qué es la verdad?”.

“En realidad nosotros nos hemos acostumbrado tanto a la mentira, es tan cotidiana la mentira para nosotros, que es como que nos hubiéramos olvidado de lo que significa vivir en la verdad; la verdad no se posee, la verdad no se compra, no se negocia, no se acapara; la verdad se descubre, porque la verdad es el encuentro con una persona, la verdad es el encuentro con Jesús; por eso uno cuando se encuentra de veras con Jesús entra en la verdad”.

“Pilato no pudo descubrir que estaba delante de la verdad misma, delante de Jesús y lo que produce el encuentro con Jesús, el verdadero Rey. Lo que produce el encuentro con la verdad es la unidad de uno mismo, la posibilidad de la coherencia entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos; vivir en una unidad, que es vivir en la verdad y desde allí sí podemos construir un Reino; podemos construir un Reino con una lógica diferente”.

Monseñor Ojea finalizó su reflexión animando a pedirle al Espíritu que “nos enseñe a descubrir la verdad y de este modo poder difundirla y propagarla. Él es Reino de la verdad y de la vida, de la santidad y de la gracia, de la justicia, del amor y de la paz”.

“Pidamos al Espíritu poder descubrir la verdad y construir juntos este Reino”, concluyó.+