Jueves 2 de julio de 2020

Mons. Montini presentó tres claves para acrecentar la confianza

  • 23 de junio, 2020
  • Santo Tomé (Corrientes) (AICA)
En el 12° domingo del tiempo ordinario, el obispo de Santo Tomé, monseñor Gustavo Montini, compartió con los fieles sus reflexiones sobre el Evangelio.

En el 12° domingo del tiempo ordinario, el obispo de Santo Tomé, monseñor Gustavo Montini, compartió con los fieles sus reflexiones sobre el Evangelio. En sus palabras, destacó la invitación de Jesús a tener confianza, y propuso tres claves: la oración, la historia y la contemplación.

El prelado invitó a la comunidad a reflexionar a la luz del Evangelio de Mateo, que “les habla a los discípulos en su tarea misionera, y les plantea un tema muy honesto: el miedo”. 

“Hay una especie como de estribillo: ‘No teman. No teman. No teman’. Y es verdad, el miedo es una experiencia nuestra, es una experiencia humana, es una experiencia espiritual. Tenemos miedo porque en general las cosas no las podemos prever, nos preocupan. Tenemos también cosas que nos asustan, nos angustian. Es la experiencia de todo hombre, de toda mujer en todos los tiempos, pero podemos incluso pensar en este tiempo concreto en el que vivimos”, señaló. 

Al respecto, expresó: “Jesús nos quiere invitar a tener confianza: ‘No teman, no teman, confíen en Dios, confíen en mi Padre’. Jesús quiere decirnos que Dios cuida de todos y Dios cuida todo. Es un gran acto de confianza. Ahora, este acto de confianza no es un acto de confianza como fruto del voluntarismo, como quien aprieta los dientes y va para adelante. No: Este acto de confianza es fruto de la experiencia de fe”, aseguró. 

En ese sentido, consideró que “hay cosas muy puntuales que el Evangelio mismo nos señala y que pueden ayudarnos a acrecentar en nosotros la confianza: nos habla de la oración, la oración nos ayuda, poner la vida en Dios, y los distintos momentos de la vida”. En segundo lugar, “nuestra propia historia universal, eclesial y personal, es una gran maestra en este sentido, nos ayuda a visualizar las cosas que pasan de las cosas que permanecen, las cosas necesarias de las que no lo son, las urgentes de las importantes”, y finalmente, “nos invita a ser contemplativos: ‘Miren los pájaros del cielo’. Incluso Lucas en un texto similar dice ‘miren las flores del campo, bellísimas, y los pájaros del cielo, no les pasa nada’. La oración, la historia y la contemplación nos ayudan a acrecentar en nosotros esa reserva de confianza”, sostuvo. 

“Jesús nos invita a caminar en un ritmo: por un lado, confiados en el Padre, y por otro lado construyendo el Reino de Dios. ‘Busquen el Reino de Dios’. Y buscar el Reino de Dios no es otra cosa que hacer el bien, y hacer bien lo que nos toca hacer”, cocnluyó.+