Miércoles 1 de febrero de 2023

Mons. Mestre: "Tener memoria agradecida por el Bautismo trinitario que hemos recibido"

  • 11 de enero, 2023
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Mar del Plata se refirió también al espíritu misionero que debe animar a los cristianos, sin hacer acepción de personas y respetando a todos.
Doná a AICA.org

En la fiesta del Bautismo del Señor, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Antonio Mestre, aludió a ese relato del Evangelio, para luego centrarse en tres puntos de reflexión en torno a otras tantas palabras clave: “Trinidad”, “acepción” y “apagará”.

Respecto de la fiesta en sí, recordó: “En este misterio de la vida de Jesús se da, místicamente, el increíble paso del bautismo de simple purificación simbólica al santo sacramento del Bautismo. Las aguas no purifican a Jesús, sino que las aguas quedan santificadas en el contacto con el Salvador, para que podamos ser regenerados y transformados en nuevas creaturas”.

Bautizados en nombre de la Santísima Trinidad
En relación también con el Bautismo del Señor, el diocesano marplatense afirmó que “hoy es una bella oportunidad para tener memoria agradecida por el Bautismo trinitario que hemos recibido”, memoria “que nos debe comprometer en el presente para ser testigos, anunciadores y catequistas de la importancia y la centralidad del Bautismo para la vida de los recién nacidos o de los adultos que no lo hayan recibido”, agregó.

“Con respeto y delicadeza, sin imposición de ningún tipo, debemos ser instrumentos del mismo Dios Uno y Trino, recordando a las personas y familias el gozo y la alegría de ser sellados por el Sacramento del Bautismo”, precisó.

“Dios no hace acepción de personas”
En relación con esta cita, tomada de la lectura de los Hechos de los Apóstoles, monseñor Mestre expresó: “En la Iglesia debemos seguir madurando en esta conversión pastoral que nos pide el Papa Francisco, para estar abiertos a todos sin excluir a nadie. No haciendo acepción de personas a nadie que quiera ingresar al universo de la vida sacramental a través del Bautismo”.

Al respecto, especificó: “Con nosotros no se hizo acepción de personas”, y añadió: “Nuestras comunidades deben aprender a recibir la vida herida tal cual viene, y ofrecer el Bautismo y toda la vida sacramental sin realizar acepción de personas”.

“No apagará la mecha que arde débilmente”
En cuanto a esta metáfora del profeta Isaías, referida al Mesías que había de venir, el obispo marplatense sostuvo que, “como bautizados, no estamos llamados a condenar sino a continuar con la misión del Siervo Jesús: ser instrumentos de paz no apagando la mecha ni rompiendo la caña quebrada”.

Para concluir, monseñor Mestre señaló: “Con la gracia bautismal, debemos renovar nuestros vínculos a través del cuidado y respeto de todos y cada uno”.+